Necesitas Flash para poder ver este contenido.

Música Electrónica - Mixside.com




No estás conectado. Inicia sesión o regístrate.

Crónica: 12 Hours Non Stop Party @t Row 14 – Bcn (17/06/2012)

Publicado: 19/06/2012

Crónicas, Eventos

Autor:

Relacionado: , , , , , , , , , , , , .

Comentarios: ¡Ninguno todavía! » Deja tu comentario

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter7Share on Google+0Email this to someonePrint this page

La sala Row 14 tenía reservada una fiesta muy especial para este domingo 17, coincidiendo con el ultimo día del Sonar barcelonés, una velada muy especial con una fiesta de 12 horas non stop y protagonizada por la tropa Drumcode, con el chief Adam Beyer a la cabeza y como ayudantes de cocina, dos expertos gourmets del techno mas bailable y pistero, como son el francés Paul Ritch y el italiano Joseph Capriati que tenían preparada una barbacoa de techno pistero y muy festivo.

Y es que estos tres artistas se pusieron el delantal, en sentido literal y figurado, para cocinar una fiesta de esas que hacen historia, aunque antes, y calentando motores en la terraza, había una fiesta de tech house festivo y asequible de manos de algunos de los residentes de Row 14, así como el habitual Supernova y el italiano Uto Karem.

Mario Biani fue el encargado de abrir brecha con ese estilo ibicenco que caracteriza el sonido Row, especialmente ahora que se acerca el veranito, con tracks que van a romper esta temporada como el The Cry de Ramon Tapia.

Tras este, se puso a los platos Supernova, que siguió la senda del residente, y pasó el testigo al italiano Uto Karem que se puso algo más contundente que sus compañeros pero sin abusar ya que el plato fuerte estaba a punto de comenzar en el interior del club, donde Tony Varga y De La Swing, estaban calentando los platos, y la pista, con un techno festivo y contundente, que hacía bailar de lo lindo al personal congregado en la sala, que ya era bastante numeroso a esas horas.

Tras Varga llegó el primero de los representantes de Drumcode, el francés Paul Ritch que ejerció su consabido, y siempre efectivo live, y donde pudimos disfrutar de trallazos como Bass Trap, Kawabanga, Fils Du 9, 5 AM On The Great Wall, Secret Garden, Black Door o Wall To Wall, tema que ha publicado recientemente para el nuevo recopilatorio de Cocoon sin olvidarse de hits como Adrenaline o Common Sense e incluso se atrevió con la introducción de accapellas en medio del live como la del Star 69 de Fatboy Slim.

Después del live de Ritch le tocaba el turno a Adam Beyer, que cocinó un techno conciso y directo, la mayor parte sacado del catalogo Drumcode, dejándose oír el Eyes Wide Open de Alan Fitzpatrick, el Vespula de Slam, el Congenial Endeavour, que tiene junto a Capriati, unos cuantos cortes de Ben Sims, como Machine Funk o The Afterparty o tracks tan potentes como el Box Set de Mark Broom y el New Flesh de Luis Flores, entre otros.

Joseph Capriati tomó el testigo del jefe y siguió la senda de la contundencia techno tomando como ingredientes piezas tan interesantes como el Rubicon, también cocinado junto a Beyer, el remix que ha realizado del Unite de Cari Lekebusch o, por supuesto, su alimenticio The Gallery que siempre levanta hasta al más agotado.

Pero otro menú se cocía en el Row Bar, un menú solo apto para paladares finos y amantes de la buena cocina local y es que la iniciativa auspiciada por Swat_Squad y su proyecto Support Your Local Scene, tenía su sitio esa noche en Row, aunque Oliver decidió dejar paso a los talentos emergentes de la escena barcelonesa para que demostraran de lo que son capaces, aunque para ello tuvieran que ligar con la multitud de problemas técnicos que tuvieron lugar en la cabina de esta sala.

De esta forma, nos encontramos con Sapphire que supo combinar la contundencia bailable con los sonidos más deep, gracias a un tech house elegante y cibernético, aunque mucho más oscuro y minimalista se tornó Danilax que tiró de catalogo Highgrade o Sincopat, con ese sonido groovero y sintético que obligaba al baile sinuoso.

Su compañero de BCNLoud, Oscarfly, decidió aumentar la energía bailable en un set donde no faltaron temas de artistas como Maetrik. Su consabido sonido, acudiendo a un tech house sutilmente tribal y a un groove acompasado, incluso acudiendo a rupturas jazzísticas, confirió un set elegante y divertido al mismo tiempo.

Y para cerrar, otro componente de la misma agencia, concretamente Zippitcher, que nos ofreció una sesión muy divertida, tirando de tech house orgánico y muy funkoide, acudiendo a piezas del catalogo Get Physical o a algún extracto de Ghuettos And Gardens, el ultimo largo de Justin Martin para el label Dirtybird, propiedad de Claude VonStroke.

Tras paladear la nouvelle cuisine que nos ofrecieron estos valores de la escena local, pusimos punto y final a una enorme fiesta y a un Sonar agotador, pero satisfactorio.

Deja un comentario