Música Electrónica - Mixside.com




No estás conectado. Inicia sesión o regístrate.

Cronica: 68 Aniversario de Florida 135 (18/09/2010)

Publicado: 21/09/2010

Crónicas, Eventos

Autor:

Relacionado: , , , , .

Comentarios: ¡Ninguno todavía! » Deja tu comentario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Pocas salas, tanto de dentro como fuera de nuestras fronteras, pueden vanagloriarse de ser tan longevas como la macro discoteca fragatina Florida 135, que el pasado 18 de Septiembre celebró su sexagésimo octavo cumpleaños; que se dice pronto.

Y este año la celebración tenía un carácter especial ya que volvía a tener lugar en Septiembre, y es que, como recordaréis el año pasado se retraso esta celebración hasta finales de año a causa de las obras acontecidas a raíz del famoso desprendimiento.

Y el otro acicate era la enorme presencia del británico Carl Cox, que ya suspendió su anterior visita por motivos de salud, hace ya dos años, pero no quería perderse, bajo ningún motivo esta fecha tan señalada.

Por supuesto, Mixside no podía faltar a esta cita, pero el que esto suscribe no podía acudir debido a causas personales, así que en mi lugar, allí estuvo cubriendo el evento mi reportera ayudante Virginia, que vivió en primera plana una noche realmente movida.

Como no podía ser de otro modo, la asistencia de público fue enorme, y la sensación de claustrofobia era permanente en la Main Room, no en vano todos conocemos el poder de convocatoria del orondo dj, sobre todo después de tantos años sin pisar la que es una de sus salas favoritas.

Desde primera hora la pista principal de la sala estuvo repleta, aunque a medida que avanzaba la noche y se acercaba la actuación de Cox, la cosa parecía ir yendo a más; mientras tanto el residente Marc Huardi rompía el hielo y calentaba motores para lo que se avecinaba.

Y parece que el catalán cumplió su misión con creces, a través de un tech house divertido y con toques tribales que fue endureciendo a medida de que avanzaba la noche para acabar con sonidos mas techneros. Sin embargo, la sesión se ensombreció en algunos momentos por culpa de algunos problemas técnicos con el sonido.

Hay que destacar la decoración de la cabina, con unas pantallas tridimensionales, de formas poliédricas, donde lucían colores fosforescentes y se proyectaban imágenes oníricas.
Por fin se puso a los platos el señor Cox, ante la algarabía de la multitud de jóvenes congregados allí, que hizo acto de aparición con su maleta de cds, listos para ser pinchados en la Pioneer 2000, maquina que se está convirtiendo en una prolongación mas de este dj.

A pesar de que Cox ya no es lo que era, no se puede negar que es uno de los artistas que mas conecta con su público, no solo por la inclusión de sonidos divertidos, sino por la especie de labor de mc que ejerce en todas sus sesiones, y que volvió a aparecer esta noche, aunque quizá más comedida que en otras ocasiones.

El británico obsequió a los asistentes con buenas dosis de techno divertido, aderezado con momentos tech house elegantes y plagados de groove, y sin olvidarse de sus scratches y spinbacks que todos conocemos tan bien. Durante un buen rato, los asistentes a la fiesta no dejaron de saltar y bailar al ritmo de sonidos tan infecciosos como el OMGWTF de Umek, uno de los cortes mas vitoreados de la noche.

Tras un set sin incidentes, Cox se despidió, dejando paso a los Narkotic Dluxe que iban a ser los encargados de cerrar la noche, y lo hicieron como solo ellos saben: tirando de techno duro y contundente, aunque entrando en ese terreno de forma progresiva, para ir aclimatándose al set del gordito. Con la llegada de los residentes de Row14, también volvieron a aparecer los problemas de sonido, pero que no impidieron que la fiesta llegara a buen puerto.

Nuestra reportera también se decidió por echar un vistazo en La Boite, donde los integrantes del colectivo catalán Finlandia Club, tenían la difícil misión de protagonizar la alternativa al set del inglés, pero parece que la cosa no les fue nada mal, y es que en techno de calidad y contundencia no les gana nadie.

Por supuesto, la familia Arnau al completo de dejo ver en la sala, y es que una ocasión tan especial no podía requerir menos.

Como decía al principio, pocas discotecas tienen la trayectoria de Florida 135, que durante casi siete décadas ha sido un bastión de la fiesta, la música y el clubbing, con sus buenas y malas épocas pero sin dejar de ser uno de los templos de peregrinación de muchas generaciones de noctámbulos. Esperemos que la fiesta continúe muchos años más en esta gran sala.

Deja un comentario