Música Electrónica - Mixside.com




No estás conectado. Inicia sesión o regístrate.

Crónica: Adam Beyer, Ben Klock & Paul Ritch @t Florida 135

Publicado: 13/10/2012

Crónicas, Eventos

Autor:

Relacionado: , , , , , , .

Comentarios: ¡Ninguno todavía! » Deja tu comentario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Como cada año, coincidiendo con las fiestas del Pilar, la sala fragatina Florida 135 presenta una programación acorde con las fiestas patronales de la capital del Bajo Cinca y siempre nos reserva unas cuantas sorpresas para estos días, y este año, el plato fuerte se servía en bandeja de plata, justo la noche anterior al día grande.

Y Mixside no podía faltar a tamaña cita, una cita que a priori, prometía calidad musical y buenas dosis de diversión durante una maratoniana jornada de 10 horas non stop, contando con la presencia de algunos de los máximos exponentes de la mejor escena techno.

Pero antes de los platos fuertes, el nuevo y flamante residente de Florida 135, el oscense Andrés Campo, se encargaba de ir calentando el ambiente de la sala a través de un techno festivo y de marcado carácter drumcodeniano, incluyendo una remezcla el Sunshine de Filterheadz, en la recta final del set, antes de dar el testigo en cabina a Mario Biani, residente de la barcelonesa Row 14.

En este punto, hay que destacar que todos los artistas elaboraron sus sets usando cds, algo bastante complicado de ver en los últimos tiempos, con el mp3 y los platos virtuales monopolizando las cabinas de medio mundo.

El rowero se decidió por tirar de un tech house groovero y de marcado toque tribal, incluyendo el Split The Line de Paul Ritch o el All My People de Mr. G y Gary Beck. La sesión mantuvo la misma línea, para regocijo de los más fiesteros.

Por fin se puso a los mandos de las cabinas el primero de los ilustres invitados de la noche, que no era otro que el alemán Ben Klock, que pisaba por primera vez el suelo de la sala fragatina y nos iba a dar una buena muestra del aclamado sonido Berghain, la sala berlinesa de la que es residente junto a su colega Marcel Dettmann, y no solo por su sonido sino por la depurada técnica que les caracteriza.

Fue precisamente ese estilo el que predominó durante el set, un techno limpio y conciso, orientado al baile pero mirando a la elegancia sintética y con constantes alusiones al sonido Detroit, dejando caer producciones propias como Wolf o Viscoplastic, cortes del catalogo Ostug Ton, como el A Murder Of Crows de Barker & Baumecker o incluso atreviéndose con un clásico como es la remezcla que Dave Clarke hizo del Road Tour de Robert Armani.

Tras la increíble actuación de este grande, era el turno de Paul Ritch que, como no podía ser de otro modo, nos traía su nuevo live, influenciado por su reciente grabación para el label Cocoon, de la que tomó incluso la introducción, aunque con algunos cambios, destinados a otorgar una mayor contundencia al discurso. No dejaron de sonar temas como Asteroid, el 303 de Butch o el Astral, y también alusiones a tracks más clásicos como el Split The Line. A pesar de su predecibilidad, no podemos negar que la actuación de Ritch fue sumamente divertida, y los cambios realizados le dieron un toque diferenciador aunque nos estaría mal algo de novedad en su espectáculo sonoro.

El último en ponerse a los platos fue Adam Beyer, el sueco y capo de la plataforma Drumcode, y que tenía preparado un set de tres horas para clausurar esta maratoniana jornada festiva.

El nórdico empezó potente, con su característico techno groovero y, por supuesto, acudiendo al catalogo de sus plataformas, y es que no es necesario mucho más para montar una fiesta en toda regla.

Cayeron cortes propios como el Flap; el The Colour Of Space, que ha producido junto a Ida Engberg; el Rubicon, coproducido junto a Joseph Capriati; y tampoco faltó ese potencial hit que es Drumatic, la ultima bomba sacada del universo drumcodeniano y que tiene todos los visos de convertirse en uno de los hits de la temporada. La sorpresa llegó en la recta final del set, una recta mucho más oscura y lineal, pero igualmente bailable, cuando pudimos escuchar el Shout de los Tears For Fear.

Tocaba poner punto y final a una larguísima velada, que se hizo muy corta gracias a la gran labor de unos grandes artistas que pusieron toda la carne en el asador y dieron lo mejor de sí, contribuyendo a disfrutar de una de las mejores fiestas acaecidas en los últimos tiempos dentro del marco de la sala fragatina.

Deja un comentario