Música Electrónica - Mixside.com




No estás conectado. Inicia sesión o regístrate.

Crónica Bloc Weekend 2011 (Sábado, 12.03.2011)

Publicado: 29/03/2011

Crónicas

Autor:

Relacionado: , , , , , , , , , , , , , , , .

Comentarios: 2 comentarios » Deja tu comentario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Segunda jornada de Bloc, tal cual Alicia en el país de las techno-maravillas, que duda cabe que Lewis Carrol hubiese estado orgulloso del pequeño mundo diseñado por la gente de Bloc. Una segunda jornada que se presentaba cargada de pesos pesados no, lo siguiente: Aphex Twin, Moderat, Oscar Mulero, Radioactive Man, Four Tet, Dopplereffekt, Visionquest, Billy Nasty, dOP, Luke Vibert o Soul Clap eran algunas de las propuestas para la tarde/noche del sábado, poniéndonoslo difícil a la hora de escoger que presenciar y, más aún incluso, considerando las colas que tuvimos que esperar para acceder a las salas donde algunos de estos artistas tocaban.

Comenzamos a las 8 de la tarde en la Centre:Bloc donde Radioactive Man, la mitad de Two Lone Swordsmen junto con Andrew Weatherall, hizo las delicias de los amantes de los sonidos rotos, tocando un poco de cada palo, techno, acid, house… Todo esto cabía en el set de Radioactive Man, mezclado con maestría y sin discordancias entre unos temas y otros. Su cierre de sesión fue épico, poniéndonos la piel de gallina como cada vez que suena ese track inmenso que es AFX – vbs.redlof.b, para dar paso a otro tratado sobre lo épico, el set de Moderat.

El directo de Moderat fue impresionante, aunque hay que reconocer que no ofrecieron nada nuevo para quien los haya visto anteriormente. Sin embargo, para aquellos que no, la banda formada por Apparat y Modeselektor, ofrece una propuesta tan interesante como alternativa y profunda. Sonaron todos sus clásicos, si es que ya se les puede llamar así, como son “Sea Monkey”, “A New Error” o “Rusty Nails”. Gozamos de momentos de genialidad, como cuando Apparat se puso al bajo y las vocales. Del espectáculo audiovisual, decir que fue sobresaliente y que, para poder comprender de que lo hablamos, hay que presenciarlo por uno mismo.

Shockeados por el show de Moderat, aunque un servidor fuese la segunda que lo presenciaba, decidimos tomarnos un respiro, lo cual fue un crasso error, ya que cuando intentamos volver a la Centre:Bloc para disfrutar de Dopplereffekt nos encontramos con una inmensa cola, por lo que cambiamos de tercio y nos acercamos hasta la Tec:Bloc, donde estaba teniendo lugar el showcase de Mulletover, con la gente de Visionquest (Seth Troxler, Shaun Reeves, Lee Curtis y Ryan Crosson) a la cabeza. Asistimos al final del set de los representantes de la nueva ola de Detroit, un set tranquilo, muy bailable y donde cabe destacar la gran atmósfera que había en la pista de baile. Tras Visionquest, tomaron el escenario ese huracán tech-house que son dOP, con un vocalista que parece la encarnación de Mick Jagger en versión electrónica. dOP pusieron la pista patas arribas en una orgía house como recuerdo pocas, sin embargo era momento de plantearse el resto de la noche y por ello decidimos volver a la Centre:Bloc a hacer la cola para poder presenciar a Four Tet y a Aphex Twin.

Esa fue una sabia decisión ya que, durante la actuación de Four Tet, se formó una impresionante cola que dejó a muchos con las ganas de disfrutar de los sets de la Centre:Bloc hasta el final del directo de Richard. D. James. Tras pacientemente esperar una cola que por momentos apuntaba a dejarnos tirados sin ver las que eran dos de las actuaciones con más gancho del festival, conseguimos entrar en Centre:Bloc a tiempo para presenciar la última media hora de Four Tet. La actuación del productor británico fue ecléctica y variopinta, divertida y menos experimental que la anterior vez que tuvimos la ocasión de presenciarle, hace ya un año en el A Taste Of Sonar de Londres. El cierre de su set fue perfecto para conducirnos a los inhóspitos territorios sonoros que el hombre de los mil y un pseudónimos, Aphex Twin, nos tenía preparados, un cierre en el que Four Tet nos soltó el as que se tenía guardado bajo la manga, un “Love Cry” épico, de los que ponen los pelos de punta, un estado del que no bajaríamos, ni nosotros ni los pelos, hasta casi dos horas después, y eso que tuvimos unos incómodos diez minutos de espera mientras montaban toda la parafernalia de Aphex.

A estas alturas todo se ha dicho ya de Aphex Twin (muchos de los rumores han sido infundidos por el mismo Richard a través de entrevistas). Excentricidades propias de una estrella como que si posee un tanque y un submarino, que compró el antiguo banco de Chipre en Londres para vivir en él y dice componer  música mediante el proceso del sueño lúcido (los dos primeros son hechos, los siguientes está por comprobar), que si es un tipejo raro y poco amistoso, polémico, irreverente… Pero todo esto importa poco o nada cuando la leyenda viva que es, se coloca a los mandos de sabe dios que equipo utiliza para hacer su directo y nos lleva a través de un viaje electrónico como solo él sabe hacer. Tras haber visto a cientos de djs o directos de electrónica, tengo que reconocer que pocos o ninguno me impactó tanto como lo hizo Aphex Twin durante el pasado Bloc Weekend. Su sesión de menos a más, creciendo poco a poco con cada track, avanzando en ese recorrido electrónico a través del cuerpo y la mente, con el término IDM alcanzando su pleno significado.

El set de Aphex se podría definir como ecléctico: ruidismo, breakbeats, IDM, dubstep, harcore o Drum’N’Bass son simples etiquetas que sirven para hacernos una idea de lo supuso su actuación, aunque hasta que no se vive por uno mismo, al igual que ocurre con el Bloc, no se llega a comprender la grandeza de lo que estamos hablando. Aphex hizo gala de su carácter irreverente y hasta consiguió cabrear a sus fans más acérrimos y puristas cuando se adentró por los terreno del dubstep y la bass-music ¿Y qué? Si hay algún artista que se puede permitir poner lo que le venga en gana, seguramente ese es Richard D. James, ya no solo por la leyenda tras sus espaldas, sino también por como sabe ponerlo, su exquisito paladar para escoger el momento adecuado.

¿Queréis saber algunos de los temas que sonar esa noche? Bien, ahí van… Pale Sketcher – The Rainy Season, Fis-T – Nighthunter, Aphex Twin – Analogue Bubblebath 1, Ramadanman – Work Them, Ramadanman – Glut, Endgames – Ecstasy (Jam City Refix), AFX – AFX 2, un tema de Zavoloka que aún no he conseguido identificar, Bombaman – Partially Nudity o Aphex Twin – Heliosphan. Por supuesto, sonaron muchos más temas, algunos de ellos prácticamente imposibles de identificar… pero aquí estamos ante un caso en el que el conjunto global es mucho más que la suma de las partes y, si, aquí el orden de factores alteró el producto final considerablemente. A todo ello hay que añadirle el impresionante espectáculo visual, realizados a través del warpeo de las caras de los asistentes, las cuales era substituidas por la famosa y aterrodora “caricatura” de Aphex, y el proceso inverso mediante el cual los asistentes podían disfrutar de sus caras en los videos y fotos más conocidas de artista. En resumen, una experiencia única e inigualable, algo que posiblemente no se repita nunca, al menos para quien esto escribe y, por ello, inolvidable.

Tras la “epifanía” que supuso la sesión de Aphex, nuestras fuerzas comenzaban a menguar pero aún nos quedaba una última parada en la que el jefe de estación no era otro sino Oscar Mulero, probablemente el mejor dj español de la historia y el más reconocido fuera de nuestras fronteras. Mulero no se anduvo con demasiados miramientos, techno contundente marca de la casa, doble bombo a negras y eso sí, más bajadito de bpm’s que lo que nos tiene acostumbrado por nuestras tierras. Quizás me faltó un poco de su lado más IDM y experimental, seguramente por coincidir con el lanzamiento de “Grey Fades to Green” y tras ver a Aphex, pero nada se le puede reprochar a Oscar que, a donde va, mantiene el pabellón patrio en lo más alto. Todo un lujo poderle ver entre djs de la talla de Dj Pete, Dj Funk, Radioactive Man, Billy Nasty, Speedy J, etc. ya no solo sin desentonar lo más mínimo, sino alcanzando e incluso superando a algunos de ellos. La pista de baile por entonces parecía una pequeña colonia hispana, con intromisión de algunos italianos y, para asombro de los ingleses, el público terminó coreando “Mulero, Mulero” al final de su sesión.

Reventados es la palabra que mejor define nuestro esta a las 4.a.m. del domingo… y aún nos quedaba otra intensa jornada de Bloc. Nos quedamos sin ver a Orque Electronique y Legowelt, pero las fuerzas ya no daban para más. Un necesario “stop-and-go” antes de adentrarnos en la fase final de esa experiencia etérea y hedonista en la que se convirtió el fin de semana.

2 comentarios a “Crónica Bloc Weekend 2011 (Sábado, 12.03.2011)”

  1. #1 »   Nuevos aires para el Bloc Weekend | Mixside dijo el 08/09/11 a las 12:51 am:

    […] Bloc Weekend, uno de los referentes en cuanto festivales a nivel europeo, acaba de anunciar que cambiará su emplazamiento de cara a la celebración de su edición 2012. Los motivos que han impulsado a la organización a moverse del recinto vacaciones de Butlins / Minehead, al suroeste de Inglaterra, son principalmente de aforo. […]

  2. […] El festival estará compuesto por dos carpas y 3 domes, entre los cuales estará el conocido RFID Dome, habitual en otros eventos como Bloc Weekend o Shambala. Un entorno único, como es el parque […]

Deja un comentario