Música Electrónica - Mixside.com




No estás conectado. Inicia sesión o regístrate.

Crónica: M_nus Party @t Florida 135 (07/04/2012)

Publicado: 08/04/2012

Crónicas, Eventos

Autor:

Relacionado: , , , , , , .

Comentarios: ¡Ninguno todavía! » Deja tu comentario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Cada año, miles de fieles por esta fechas, realizan su peregrinación anual a Jerusalén, con el objeto de afianzar su fé; y del mismo modo, todos los años, la sala fragatina Florida 135 se convierte en lugar de peregrinación para todos los seguidores de la filosofía M_nus, y es que, desde hace bastante tiempo, no hay un día, dentro de la programación de la Easter Groove Parade, que no esté reservada para la gente del label canadiense que comanda Richie Hawtin, el mesías del minimal.

Aunque la enorme asistencia de público parecía indicar que los seguidores de la casa M_nus han aumentado de manera exponencial en los últimos tiempos, la realidad parecía indicar que la mayor parte de la audiencia allí congregada buscaba pegarse la buena fiesta y, sin dudas este sacrosanto lugar es idóneo para hacer de las vigilias y demás penitencias algo más llevadero.

Para abrir fuego, teníamos el set de uno de los residentes de las sesiones Elrow, concretamente Tony Varga que estaba tirando de tech house festivo, asequible y apto para todos los públicos y paladares.

Tras este, llegó el primer representante del sello, el canadiense Joel Boychuck, es decir, el siempre competente Hobo, que repetía en esta sala, y lo hacía con otro de sus increíbles lives; tirando de ese techno juguetón que va más allá del minimal en sentido estricto para llevarnos de la mano a un sonido refrescante y pistero.

De nuevo, nuestro efectivo amigo acudió a su aclamado largo Trackz para ofrecernos un live de categoría donde sonaron los más potentes tracks de su obra; piezas como Eazy, Sympton, Touch o Exit East, entre otras, así como sonidos inéditos, igualmente geniales, hicieron que la gente no parara de bailar ni un segundo.

Tras este, le tocaba al turno al nuevo fichaje de la plataforma de Plastikman, el irlandés Gavin Lynch, más conocido como Matador, y que aunque sea la nueva cara de M_nus, no es, ni mucho menos, un nombre desconocido para los aficionados al techno de calidad, pues ya lleva dando mucho que hablar desde hace años gracias a sus trabajos para sellos como Sleaze, Perc Trax, Harthouse o Plus 8, el otro sello del que es propietario Hawtin.

La verdad es que la incursión en M_nus no ha variado ni un ápice su sonido característico, que de minimal tiene más bien poco, acercándose más al techno pistero y directo, como demostró en este corto pero intenso live donde sonaron piezas como Kingswing, Hitbox, Mambo, Korrado, Pigs In Blankets o la remezcla que ha hecho del D-Clash de Bryan Zent. Tampoco faltaron sus últimas, y poco o nada minimalistas aportaciones para M_nus; como son los tracks Spooks, Bambam, Klay, Dikspring o Lamana.

Tras la actuación de Lynch, le tocaba el turno al capo del sello, Richie Hawtin, que venía con la maleta (o mejor dicho, el disco duro) preparada para un closing set de casi tres horas de duración, con lo que la cosa prometía bastante, aunque con mr. Minimal nunca se sabe.

Y la verdad es que tras el subidón de adrenalina que supusieron los lives de Hobo y, sobre todo, el de Matador, el comienzo del set de Hawtin, con un tech house monótono y lineal supuso un cierto bajonazo.

No faltaban su inseparable, y adaptado, Traktor, así como sus no menos inseparables mesas de efectos, aunque eso ya no suponga ninguna novedad, y por supuesto, sus loops interminables, sus reverbs y sus subidones forzados también hicieron acto de presencia en un set, en el que Hawtin parecía llevar puesto el piloto automático, algo a lo que, por desgracia, el genio canadiense nos tiene más que acostumbrados.

La contundencia parecía tener algún viso de aparecer en la última hora y media del set, donde pudimos volver a escuchar algún corte de Matador, o donde cumplió el trámite de meter un pedazo de su Slastik, aunque solo sea durante un breve lapso de tiempo, lo justo para contentar al personal.

Durante la recta final, Hawtin alterno la sesión con algunas simpáticas piezas de carácter más deep, pero el set no remontó el vuelo y la sensación que nos quedó fue la de que este grande de las cabinas y del estudio podría haber dado mucho más de sí.

Tras el consabido cierre con el Who’s Afraid Of Detroit de Claude VonStroke; Richie dio por finalizado el set y nosotros nos despedimos tras una velada salvada por los increíbles lives de Hobo, que nunca decepciona, y el sorprendente Matador que nos dio lo que esperábamos y mucho mas.

Deja un comentario