Música Electrónica - Mixside.com

No estás conectado. Inicia sesión o regístrate.

Crónica: Melt! Festival (día 2 y 3)

Publicado: 13/08/2009

Crónicas

Autor:

Relacionado: , , , , , , , , , , , , , , .

Comentarios: 1 comentario » Deja tu comentario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Después de la lluvia caída la noche anterior, de cuyas consecuencias sobre nuestro campamento prefiero no acordarme (aunque dieran lugar a divertidas escenas), el segundo día no pintaba demasiado bien en cuanto a climatología, aunque finalmente no llovió. Eso si, hizo un frío de perros. Me recordó al Electrosonic del año pasado, aunque el verano alemán es más variable (en Burgos pasas frío FIJO).

whitestEl primer plato fuerte del día fueron los berlineses de adopción The Whitest Boy Alive, un grupo que personalmente me ha cautivado con su segundo álbum, Rules, y que me ha terminado de convencer al escuchar el anterior. Guitarras y bajo con regusto funky y una marcada orientación a la pista de baile son las señas de un grupo que no me defraudó, aunque llegué un pelín tarde al concierto debido a las colas en los accesos (todo el mundo entró a la misma hora!). Erlend Øye y sus colegas disfrutaron de lo lindo de un escenario principal totalmente lleno, aportando buenas dosis de frescura y sorprendiéndome con un cover del Show me Love de Robin S en plan guitarrero, que acompañando a 1417 y Islands cerraron un fantástico directo en el que se notó que jugaban de locales.

A eso de las 22:30h nos acercamos a ver el set de un James Holden que se tomó con bastante calma su primera hora en el festival germano. Haciendo honor a su reputado oído, el inglés se marcó unas mezclas excelentes, al tiempo que cuidaba al detalle la progresión de su actuación. Mucha calidad, y pintaba bien según avanzaba el tiempo, pero no muy lejos de allí se estaba preparando el directo de los !!!, así que dejamos al niño prodigio y nos encaminamos hacia la carpa Gemini, con su nueva y remozada cubierta de lona (no plástico transparente como el día anterior).

Les tenía ganas a estos americanos de !!! (chk chk chk), había oído hablar sobre su cantante y alguna travesura festivalera, pero realmente no creí que estuviera tan chalado! Un auténtico show el que pudimos disfrutar en el Melt! Con apología de las drogas incluída, Nic Offer se metió al público en el bolsillo con su desparpajo y su energía, al tiempo que vibramos con el funky subido de vueltas de la banda que encabeza. Realmente el sonido era un poco deficiente (por no decir que sonaba como una castaña), pero dio un poco igual, porque los tipos estaban tan revolucionados que no nos dejaron respirar, y menos con la catarsis que supuso el Heart of Hearts, uno de mis temas preferidos de la banda.

10733_largeTuvimos mala suerte con las sesiones esa noche, porque de nuevo nos tocó iniciar una, en este caso la de Dj Hell. Y como no, empezó tranquilito su set. Poco a poco fue pillando vuelo, y pasamos ratos verdaderamente divertidos bailando en la Big Wheel con su tech-house festivo y su ecléctica sesión. Me está gustando la evolución de este DJ, cada vez se parece más a Garnier, y eso siempre es bueno! Un apunte, también tiró de funky, y le resultó muy bien.

Dejé la sesión de Hell a medias y me dispuse a buscar el escenario Red Bull, dónde daría comienzo la actuación de Diplo, una espinita que tenía clavada desde hacía tiempo. Pero no me iba a resultar fácil. Debido a las lluvias del viernes, dicho escenario cambió de ubicación dos veces, pero el problema no fue el escenario en sí, sino que absolutamente nadie de la organización era capaz de decirme dónde diablos estaba! Una cosa curiosa de los alemanes, si no saben lo que les preguntas, ellos te contestan igual, mandándote a dónde les parezca. Y de esta manera, estuve dando vueltas por el recinto cosa de 40 minutos hasta dar con el escenario. Un desastre. Si a ello sumamos que los cambios en el cartel sólo se podían conocer previo paso por la sala de prensa (restringida para el público general), damos con el único punto a mejorar por la organización del evento.

Cuando por fín arribé a la playa, me encontré con el barrizal donde sonaba la loca sesión del americano, y estaba haciendo estragos. Muy fiestera, mezclando banga, ritmos 2step y remixes a un ritmo excepcional, me dio pena no pillarla en buenas condiciones anímicas después de las vueltas que dí. Pero también se me echaba el tiempo encima, y dejé a Diplo para reunirme con el resto de amigos para disfrutar del directo de Digitalism, en el escenario principal.

Los primeros bombos del directo hicieron que nuestras cajas torácicas vibraran de lo lindo, prometiendo una experiencia sonora de un calibre que a la postre no llegó a fraguar. Y la verdad es que no sería porque los alemanes Jens Moelle e Ismail Tuefekci no se dejaran la piel en el intento, que lo hicieron, pero quizás por el frío o por el cansancio la audiencia no estaba muy entonada. Bastante tranquilo al principio, disfrutamos de buenos momentos, como con el Idealistic, Pogo o el Echoes, pero entre que hacía tiempo que no los escuchaba y que mi tema preferido (Jupiter Room) sonó en forma de remix un poco decepcionante, el sabor de boca que me dejó el directo fue agridulce.

sleeplessSeguimos en plan electro, esta vez con los gamberros Erol Alkan y Boys Noize, que de nuevo estaban organizando una revuelta en la carpa Gemini. Realmente no voy a hablar mucho de ellos, porque no es mi rollo, y no me gustan las sesiones que no guardan una sensación de continuidad, cortando el ritmo y abusando de «subidones», pero la gente se lo pasó bastante bien. Realmente era una locura verles, mezclando temas sucesivamente, y más lo fue el cierre que se prepararon. En tres temas consiguieron pasar (bajo mi punto de vista) de villanos a héroes. Un tema muy rápido y muy bailable; un remix del My Moon, My Man de Feist y una bomba de gran calibre para finalizar. Y es que el último tema era para tratar aparte, un tema muy rave, con una melodía de patio de colegio, y una contundencia pasmosa. Muy arriesgado realmente, pero yo creo que les salió bien (aquí hubo opiniones para todos los gustos).

Ese fue el cierre del festival oficial el sábado noche, pero estos alemanes se lo montan muy bien, y a esas horas todo el mundo enfiló hacia la sleepless floor, que como su nombre indica era el feudo de los mas fiesteros del festival. A estas alturas poco voy a contaros, simplemente que me llevé uno de los momentazos del festival al escuchar uno de mis temas favoritos, The End of It All de John Tejada, por primera vez en una sesión y hacerlo al tiempo que los primeros rayos de sol que se colaban entre el cielo encapotado nos calentaban por vez primera en todo el fin de semana. Un momento mágico. Fue Sasha Funke, y el resto del tiempo que estuvo allí subido lo hizo muy bien. Luego vino Ellen Allien, que no me gusto mucho y luego los Zander VT, que los vi regulares y para terminar Kiki al que no pude ver mucho porque estaba destrozado (yo, no Kiki).

oasisEl último día, dió para ver un par de actuaciones entre que dormíamos y cargábamos con nuestro exhausto cuerpo festivalero. Hacía tiempo que no escuchaba a Oasis, y es que los abandoné hace mucho, allá por sus primeros discos. Siempre me gustaron cuando se ponían cañeros, por eso el concierto del domingo fue para mi una auténtica gozada. Rock and Roll Star, Roll with It y algunos temas bastante potentes que no conocía (hubo uno muy kraut-rock?) iniciaron un concierto en el que los ingleses tocaron todo lo que tenían que tocar y más, y la gente lo disfrutó. Un gran concierto.

Y para terminar un Tiga muy en su línea. Cañero a ratos (los más) y  popero en otros. No aportó gran cosa desde las últimas veces que lo vi, es más, la sesión fue casi clavada a una que disfruté en el Panorama Bar año y medio ha. De hecho también puso el Windowlicker de Aphex Twin, aunque esta vez cerró con una bomba de Boys Noize que todavía no he logrado identificar. Concluído ya el festival, en la sleepless seguía la fiesta con un house muy berlinés, divertido con ganas. Pero esas ganas eran las que me faltaban a mi, y no estaba para más trotes después de tres días realmente apasionantes. Un acierto el festival, y salvo un par de pequeños detalles, casi redondo en cuanto a calidad musical. 100% recomendable para aquellos a los que no les asuste subirse hasta Alemania por ver un buen cartel.

Fotos: Melt! Festival Press

1 comentario a “Crónica: Melt! Festival (día 2 y 3)”

  1. #1 » Alejandro Ka dijo el 13/08/09 a las 6:15 pm:

    Yo querría hacer mención de los 2 DJs que vinieron después de Kiki, que son ND Baumecker y Marcus Meinhardt… el primero mejor que el segundo… menuda sesión (que pena que estuvieras durmiendo ya)!

Deja un comentario