Música Electrónica - Mixside.com




No estás conectado. Inicia sesión o regístrate.

Crónica: Monegros Desert Festival XVI (17/07/2010)

Publicado: 19/07/2010

Crónicas, Eventos

Autor:

Relacionado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Comentarios: 9 comentarios » Deja tu comentario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Ya ha pasado una edición más del Monegros Desert Festival, un festival que, tras dieciséis años, se puede considerar como uno de los eventos más consolidados del continente europeo; algo que se ha demostrado este 2010 con una mayor presencia de público internacional.

Sin embargo, y a pesar de esto, hay que admitir que la asistencia de gente este año ha sido bastante más baja que años anteriores; y es que se podía ir de lado a lado sin ningún problema se sobresaturación, se estaba muy cómodo en unas pistas llenas de claros sin apenas empujones, etc, cosas que son muy de agradecer.

Y es que dudo mucho que se superaran los 40000 asistentes este año, quedando muy lejos del record alcanzado el pasado año, aunque no hay que hablar de pérdidas económicas, ya que el número de asistentes seguía siendo bastante notable, especialmente para los tiempos que corren. También bastante llamativa resultaba la proliferación de camisetas de La Roja y banderas españolas, algo impensable en años anteriores, pero que este año tenía su razón de ser en el triunfo de la selección en la reciente copa del mundo.

Ahora vayamos a lo que realmente interesa, es decir, el apartado musical que superó con creces al del año pasado, al menos en los artistas de los que pude disfrutar, y es que dentro de un cartel tan flojo como el de esta edición, solo podíamos esperar que la parte musical de nuestro planning no fuera decepcionante.

La primera sorpresa llegó con un Luciano metido en harina festivalera, y es que el suizo-chileno, quiso dejar de lado, solo en parte, el sonido trompetero que le caracteriza para meterse entre pecho y espalda una sesión de tech house divertido y contundente, alejado de carnavaleos varios, aunque tampoco hizo ascos al sonido Cadenza, con sus toques étnicos.

Pero lo que sorprendió fue el que tirara de clasicazos como algún tema de techno tribal de Tomaz Vs Filterheadz, el Model 8 de Lemon8, el momentazo Virton de Steve Rachmad con su aka Ignacio (sin dudas el momento más vitoreado de la sesión) o ese sorprendente cierre con el Revolution 909 de Daft Punk, aunque en medio tuvo tiempo para introducir hits más actuales como el Soy Como Soy de Makossa & Megablast; o rarezas como un extraño accapella a lo Bjork, que parecía versionar el Sacrifice de Elton John.

Tras este, Raul Mezcolanza, encargado de amenizar los intermedios entre artistas, se ponía a los platos, con la intención de que no decayera el ambiente. También hay comentar el aspecto de los visuales, este año bastante currado, aunque se echaba en falta el cartel anunciando al artista que estaba en ese momento; lo más parecido era un recorrido por el plano de Monegros y con los horarios de cada una de las estrellas que formaban el line up del escenario principal.

Por fin le tocaba el turno a uno de los momentos más esperados de la noche, como era el live de 2 Many DJs, que iban a ofrecernos esa enorme fiesta que ya triunfó en la pasada edición del Sonar, con su juego de mash ups, bootlegs y toda esa parafernalia sonora que ya conocemos y que tanto nos divierte, aunque con algún ligero cambio respecto a su actuación en el festival barcelonés.

Ataviados con sus consabidos y elegantes trajes blancos, con camisa negra, y parapetados en una especie de cabina de nave espacial luminosa; los Dewaele empezaron con uno de sus bootlesg mas famosos, dentro de su proyecto Radio Soulwax; el mismo que comienza con el Hey Boy, Hey Girl de los Chemical Brothers pero que desemboca en ese festivo mashup donde se entremezclan el Dominator de Human Resource y el Cubik de 808 State.

Tras esto, siguieron con su live Under The Covers, un título de lo más adecuado; y es que los visuales consistían en un divertido juego con las portadas de los discos que iban sonando, dotándoles de vida propia.

No faltaron temas de amiguetes nu raveros y tech houseros como Boys Noyze, Tiga, Mr. Oizo, Paul Chambers, Felix Da Housecat, Justice, Erol Alkan, Pryda, Deadmau5, Steve Aoki o Crookers; y también tiraron de clásicos realmente bestiales de gente como The Clash, Guns N’ Roses, Queen, Eurythmics, Prince, Donna Summer, Tod Terry, KLF, Daft Punk, John Paul Young y su eterno Love Is In The Air o el Blue Monday de New Order que, al igual que en Sonar, volvieron a enlazar con el Iron Shirt de Max Romeo y con el Outta Space de The Prodigy; e hicieron temblar la pista tirando de hits como el Stay In The Way Of Control de Gossip, el La Rock de Vitalic, el Kernkraft 400 de Zombie Nation o el Kids de MGMT, emulando los mejores momentos de su actuación en el Sonar.

De igual manera volvieron a tirar del Así Me Gusta A Mí de nuestro Chimo Bayo, con la consiguiente algarabía de los allí presentes; o de ese homenaje al vil metal, jugando con temas que aluden al dinero, como el Dirty Cash de Stevie V, el Money, Money, Money de ABBA o el Money de Pink Floyd, entre otros.

Y, al igual que en Sonar, el fraternal combo belga volvió a cerrar con el maravilloso Love Will Tears Us Apart de Joy Division, que vino acompañado de la correspondiente lluvia de confetti plateado, con lo volvimos a tener un cierre épico para una de las fiestas más grandes que se pueden disfrutar hoy día.

Aunque la retahíla de booltlegs de los 2 Many nos dejó agotados, no quedaba más remedio que dirigirnos a la carpa Eristoff, donde iba a comenzar el set conjunto de Loco Dice y Marco Carola, pero antes allí seguía The Horrorist, acompañado de un mc-cantante que parecía sacado de las huestes de Nitzer Ebb, y que acompañaba con su voz el techno hardcore con el que machacaba este imprevisible dj y que nos retrotraía a la era de los Thunderdome.

Por fin, los bpms acelerados de The Horrorist, dieron paso al fantástico sonido y los ritmos mas deep y tech house del combo formado por Carola y Loco Dice, que comenzaron tirando de un tech house muy deep, y con aromas detroitnianos, para ir inclinándose hacia ritmos más contundentes.

El tech house profundo fue dando paso a unos ritmos más festivos, con sutiles toques tribales en algunos momentos para desembocar en un tech house muy contundente y enérgico que hizo vibrar enormemente a los allí presentes, con momentos como cuando dejaron sonar La Bicicletta del propio Loco Dice, otro de los hits de este veranito.

Una pena que este gran set, que estaba resultando increíble y lleno de calidad tanto musical como en la realización de las mezclas, coincidiera con el momento más esperado por un servidor, y es que estaba a punto de comenzar el live de Laurent Garnier en el escenario principal.

Aunque llegamos un poco más tarde de la hora prevista para que comenzara el live, el escenario seguía ocupado por los australianos Pendulum, al que muchos críticos ya tildan de los nuevos Prodigy, sin embargo, para mi opinión quedan muy lejos de la banda británica, por mucho que Liam Howlett colabore con ellos.

La verdad es que estos chicos se trabajaron el live ante el enorme número de personas que estaban presenciándolo. Espectaculares visuales, una buena puesta en escena y un cantante realmente simpático, y comprometido con la audiencia, soltando vocablos en un decente español, aunque la mayor parte de ellos palabras malsonantes, e incluso felicitando a España por haber ganado el Mundial.

Por fin llego el fin del concierto, cerrando con el pegadizo Watercolour, uno de los maxis extraídos de Immersion, su último disco; para dar paso a Mezcolanza que volvía a amenizar el ambiente con un techno asequible, con temas como La Trumpeta de Very Unknown Artist.

Tras una larga preparación, por fin el maestro francés hizo acto de aparición, en una mesa llena de aparatos y acompañado de su amigo y discípulo Scan X, que iba a ser el copiloto de ese increíble viaje al centro del sonido Garneriano.

Como no podía ser menos, el genio galo vino con su banda, compuesta de teclados y metales, y dentro de estos últimos, el gran Philipe Nadaud con su inseparable saxo. Es decir, nos encontrábamos ante un dream team de primera.

Después de su habitual saludo, Laurent dio comienzo al live con su Gnanmankoudji, denotando que el leit motiv de su actuación iba a ser ese gran Tales Of A Kleptomaniak, aunque también nos sorprendió con su It’s Just Musik, uno de sus últimos trabajos, y que ha publicado para Crosstown Rebels, el label de Damian Lazarus.

No falto el repaso a multitud de estilos, yendo desde lo más bailable, con ese hit que es Back To My Roots, hasta el sonido más jazzístico de Dealing With The Man, el hip hop de Freeverse o, por supuesto, el drum n’ bass de Bourre Pif. Los esperados clásicos los dejó para la recta final, comenzando con Crispy Bacon y siguiendo con el archiconocido Man With The Red Face, que con el saxo de Anaud en directo, suena como la voz de los ángeles.

Tras una hora escasa de live, que a muchos se nos hizo extremadamente corta, Laurent se despidió dejándonos flotando en el aire, aunque con la sensación de que podía haber dado más de sí, si hubiera tenido algo más de tiempo. Echamos de menos temas de su último disco como Pay TV o Last Dance @t Yellow, que en directo pueden dar mucho juego, o clásicos como Astral Dreams, Wake Up, Flashback o Coloured City que siempre levantan al personal; pero todo se le perdona al francés y es que pocos artistas ponen el alma en sus actuaciones como este hombre.

Después de Laurent le tocaba el turno, en la principal a Richie Hawtin, pero uno ya está bastante saciado del canadiense por el momento y, además, le tenía unas ganas increíbles al gigante nórdico, es decir, el gran Adam Beyer que estaba a punto de comenzar en la carpa Eristoff.

Y es que el capo de labels tan geniales como Drumcode o Mad Eye pocas veces decepciona, y en esta ocasión volvía a erigirse, a priori, como una de las mejores propuestas del festival; y no solo no decepcionó sino que cumplió con creces y nos hizo bailar de lo lindo.

El sueco comenzó con techno festivo y contundente, con predominio de ese sonido drumcodeniano que tanto nos gusta, tirando de tracks de su repertorio; acudiendo a artistas como Kaiserdisco, Remute, Popof, Cari Lekebusch, el maxi que Ben Sims ha publicado para Drumcode o material propio, como ese maxi que acaba de publicar junto a Alexi Delano, y que a muchos nos supo a gloria.

Con esa gran técnica que le caracteriza, este enorme artista nos hizo botar en la pista de baile, sin darnos un solo respiro, ni siquiera con el cierre del set que finiquitó con ese mega hit, enormemente pistero, que es el Flash de Green Velvet y que levanta a los muertos.

Tras esta increíble sesión, tocaba vuelta al escenario principal, donde estaba ejerciendo su set otro de los más esperados por un servidor, como era Jeff Mills, que llevaba mucho tiempo sin pisar el desierto y cuyos últimos sets dejaron buen sabor de boca en el personal.

Sin embargo hay que decir que nos encontramos ante la primera, y única, decepción de esta edición del festival monegrino, y es que el de Detroit parecía estar desganado a los platos, tirando de un techno detroitniano, sumamente agradable pero poco bailable.

Ni siquiera la técnica parecía acompañar al artista que el pasado año nos hizo vibrar en Sonar como The Wizard, y el repertorio parecía compuesto por tracks que parecían más indicados para dejar sonar en el coche y para dejarte llevar, que para el baile festivalero, en sentido estricto.

El tedio nos hizo volver a la Eristoff, donde Popof, sombrero en ristre, ejercía un gran live, tirando de tech house, y de sonidos mucho menos contundentes que el que podemos disfrutar en sus sesiones plagadas de subidones.

El sonido provisto de ese techno entre tribal y psicodélico que caracteriza a las producciones de este artista, parecía predominar durante la actuación, aunque pocos temas reconocibles durante el momento que estuve presenciando el live, quizá el Stereo And Such o el Proxy, que el galo ha publicado para la plataforma Cocoon, que lidera Sven Vath.

Después del live del francés, llegaba el turno del canadiense Mathew Jonson, otra de las grandes citas del festival y que no decepcionó en absoluto, y que llegaba con la presentación de su último y más que recomendable disco, Agents Of Time, el primer largo que publica con su verdadero nombre.

Lo que este artista nos ofreció fue un live donde predominaron algunos de los tracks mas bailables de su repertorio, empezando por ese ultimo trabajo, del que escuchamos piezas como Girls, Got Rhythm, Thieves In Digital Land o Sunday Disco Romance; para continuar con hits de la talla de Symphony For The Apocalypse, Followed By Angels o, por supuesto, la versión original de su Marionette.

Pero el programa de la carpa Eristoff seguía prometiendo, y de qué manera, porque tras Jonson, llegaba otro enorme live, el de ese hitmaker que es Paul Ritch, y que no dejo descender la calidad que, hasta ahora parecía predominar en este escenario.

El galo tiró de ese tech house festivo y de corte tribal tan reconocible y que ha creado escuela, regalándonos hits como Split The Line, que hacía poco había puesto el señor Beyer en su increíble sesión; y otros cortes como Sombrero, Back To The Time, June o el indispensable Carrrrramba; pero sin olvidarse de algún nuevo tema como The Lick o Suffolk.

Tanta calidad bailable parecía no parar bajo ningún concepto, ni queríamos, ni podíamos dejar de disfrutar de buena música, y es que a continuación le tocaba el turno a nuestro Marc Marzenit, con su siempre competente live, y que nunca decepciona; y esta ocasión no iba a ser menos.

Con un directo en toda regla, navegando entre la psicodelia y la contundencia; los ritmos tribales y las melodías infecciosas; el catalán nos ofreció una muestra de porque está considerado uno de los mejores productores españoles de la actualidad. Sin faltar hits de la talla de Spheere, quizá el momento más celebrado del live, o Trozitos De Navidad, el artista también tiró del camino más contundente, con tracks de la talla de It’s Caracas o el poderoso Electro Thinks; así como de últimas producciones, como Maya Colors o Tulku, ambas publicadas, recientemente, en la plataforma de Vath.

Tras el divertido live de Marzenit, le tocaba ponerse a los platos al británico Cesar Merveille, que nos ofreció una sesión de tech house divertido, asequible y muy ibicenco, pero sin caer en la pastelada edulcorada ni en el trompeterismo cadenziano o circo loquero, cosa que se le agradeció.

Pero a esas horas, ya a punto de dejar el festival, nos apetecía despedirnos con Oscar Mulero, así que rumbo al escenario principal, donde el madrileño estaba yendo directo al grano, a través de techno contundente y muy divertido.

Nuestro avezado dj parecía haber vuelto a sus fueros, y de nuevo acudía a sus vinilos, dejando atrás esa polémica por el uso del laptop en sus últimas actuaciones; y lo hacía sin dejar de bailar al personal, con temas como el Compliance Momentum de Surgeon o el Hostage de James Ruskin y Mark Broom.

De todas formas, ya estábamos muy cansados, llenos de polvo hasta arriba, y tocaba poner rumbo a casa, para hacer un extenso análisis; un análisis de un evento que nos ha dejado más que satisfechos, en cuanto al apartado musical, y que se sigue manteniendo en la primera línea de los grandes escenarios electrónicos. Veremos que nos depara el próximo año.

9 comentarios a “Crónica: Monegros Desert Festival XVI (17/07/2010)”

  1. #1 » Alex dijo el 19/07/10 a las 4:47 pm:

    Me ha parecido interesante tú crónica, pero te han faltado gente como los Booldy o Digitalism, estos últimos cumpliendo las expectativas más de lo que me esperaba.

    Salu2

  2. […] de hecho, la merma de público, en relación con años anteriores, se ha advertido incluso en el Monegros Desert Festival, de modo que puede que durante este año sea una […]

  3. #3 » Tony Vercetty dijo el 20/07/10 a las 1:03 pm:

    Que grande Tetsuo, me encantan tus reviews 🙂

    Fue un placer y una gran sorpresa encontrarte en medio de la eristoff… así como por arte de magia apareciste delante 😀

    Un saluedete

  4. #4 » Tetsuo dijo el 20/07/10 a las 9:37 pm:

    Hey Tony, gracias, también fue un gusto verte !!! Espero que acabaras bién.

    Hey Alex, gracias. De Bloody Beetroots y de Digitalism no he hablado, simplemente porque no los vi. Habia demasiadas cosas buenas coincidiendo, sin ir mas lejos, Garnier y Adam Beyer, entre otros, ahí es nada y uno no puede desdoblarse (ojala!), y hay que desechar unas actuaciones a favor de otras. Y desde luego, no me arrepiento en absoluto de mi circuito.

  5. #5 » Charlie Braun dijo el 21/07/10 a las 10:53 pm:

    Gran crónica….. de mi monegros….jejeje No entiendo como no coincidimos más porque hiciste exactamente el MISMO recorrido que yo.

    Un abrazo

  6. #6 »   Valoraciones post monegros | Mixside dijo el 22/07/10 a las 10:29 pm:

    […] Tras la finalización de la decimosexta edición del Monegros Desert Festival, llega el momento de conocer el balance oficial de todo lo que ha dado de sí esta última edición del evento, y cuya crónica musical ya fue repasada en esta misma web. […]

  7. #7 » Tetsuo dijo el 23/07/10 a las 5:02 pm:

    Hey Charlie !!!! Al final solo nos vimos al principio de la sesión de Adam Beyer, si creo recordar.

    A ver si nos vemos y comentamos todas nuestras impresiones. Un abrazo, campeón !!!

  8. #8 » iZueL dijo el 24/07/10 a las 2:23 pm:

    Gran crónica, como no! La verdad que esta edición de Monegros es la que menos me motivaba, pero me lo pasé en grande . . . no se si porque había menos gente o porque me lo esperaba peor ^^

    Sigue asi !!

  9. #9 » alan dijo el 31/08/10 a las 12:56 am:

    Fue como siempre un gran espectaculo!

Deja un comentario