Música Electrónica - Mixside.com




No estás conectado. Inicia sesión o regístrate.

Crónica: Red Bull Music Conference with Morgan Geist @t Zaragoza (23/03/2012)

Publicado: 24/03/2012

Crónicas, Eventos

Autor:

Relacionado: , , , , .

Comentarios: ¡Ninguno todavía! » Deja tu comentario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Un año más las jornadas de la Red Bull Music Academy incluyen a Zaragoza en su eminente circuito de workshops, eventos donde auténticos profesionales de la escena musical electrónica nos transfieren gran parte de la amplia experiencia adquirida a lo largo de su carrera y aconsejan a los que empiezan a pisar este mundillo; y este año era especialmente esperado por la eminente presencia del norteamericano Morgan Geist, que el año pasado no pudo asistir a la cita maña por un accidente, siendo sustituido por el alemán Dixon.

Este año, los deseos se han hecho realidad y el cincuenta por ciento de Metro Area y fundador del label Environ, nos ha deleitado con su presencia; en un evento que tenía lugar en el recién estrenado Centro Artístico y Musical de Las Armas.

A través de un entrevistador, que este año no era David Puente, Geist nos iba desgranando su discurso, de una forma amena, desenfadada y llena de complicidad con el público asistente, comenzando por como comenzó su gusto por la música electrónica, algo que venía de las predilecciones de sus hermanos mayores. Mientras su hermano tenía querencia por el rock progresivo de artistas como Emerson, Lake & Palmer o Pink Floyd, su hermana era una fanática de los míticos Devo; y de todos ellos, Morgan se quedaba con el sonido del sintetizador, comenzando a denotar su amor por el sonido de las maquinas, unido a la explosión del hipo hop y el R&B que se estaba viviendo en esa época y que hizo bastante mella en el artista.

Ya a los 10 u 11 años empezaba a sentir el deseo de producir sus propios sonidos, y a la edad de 15 trasteaba con los teclados, creando melodías monotemáticas y primitivas pero con gran ahínco e ilusión.

Fue en la Universidad de Ohio donde se centró en la producción más seria, pero estudiar música electrónica era harto difícil y mientras el resto del alumnado se dedicaban a la música clásica y al jazz, el se embutía en la biblioteca de datos acerca de la electrónica, con especial predilección por el boogie y el sonido disco, aunque sus comienzos iban mas hacía el techno Detroit y el house de Chicago.

La primera oportunidad de publicar un trabajo le llegó gracias a Dan Curtin y su sello Metamorphic, aunque él quería algo más personal lo que le llevó a fundar el label Environ, cuando se decidió a mudarse a New York. Sin embargo el mismo ha admitido que los comienzos fueron muy lentos, llegando a publicar muy pocas referencias en 5 años.

No podía obviar la historia del proyecto Metro Area, nacido cuando conoció a otro residente de la Gran Manzana, como es Darshan Jesrani, con el que compartía su gusto por la electrónica. A pesar de que Jesrani se mantenía fiel al techno y al house, Geist le hizo ver que ambos tenían en común su amor por el disco y el boogie ochentero, lo que les llevo a intentar reproducir ese sonido aportando su toque personal.

Pero no fue hasta finales de los 90 y principios del siglo XXI, cuando pudieron acercarse a un sonido fidedigno al homenajeado, debido a que hasta entonces no podían contar con los medios necesarios para reproducir un sonido tan complejo. Entre las influencias de Metro Area se cuentan artistas como Giorgio Moroder, Yello o, sobre todo, el proyecto D Train, del que nos ha pinchado una muestra.

También ha comentado algo de su actual proyecto, Storm Queen, en compañía del vocalista Damon Scott, al que conoció en el metro de New York, y que está más orientado hacía el deep house pero con enormes reminiscencias de Kraftwerk. Como muestra de este proyecto, Morgan nos ha deleitado pinchando uno de sus éxitos, concretamente el tema Look Right Through.

El turno de ruegos y preguntas ha sido aprovechado por el artista para defender el estilo personal de cada uno a la hora de producir frente a los que hacen música tan solo para alcanzar fama y dinero; asimismo ha criticado la figura del dj estrella y también ha dado su opinión sobre cómo llevar a cabo una sesión en la que primen mas los sentimientos y el discurso del selector que el hacer un set con gran cantidad de subidones.

Tras la charla, tocaba el turno de llevar la teoría a la práctica, con una fiesta que tendría lugar en la sala Oasis de la capital maña.

Calentando motores, el dj y periodista Viktor Flores empezó a amenizar con lo que iba a ser el tema principal de la noche, que no podía ser otro que el sonido disco y el boogie que tanto había influenciado al protagonista de la velada.

El gallego nos ofreció una sesión llena de disco tardío y high energy al estilo Cerrone o Gino Soccio; para dejar paso a Chelis que se marcó un set plagado de p-funk, con una buena retahíla de hits extraídos del repertorio del maestro George Clinton, pero también nos obsequió con una gran dosis de sonido Philadelphia, a lo MFSB; R&B ochentero, italo disco, dejando sonar el enérgico Happy Station de Fun Fun; o incluso unos buenos toque de protohouse de esos que tanto nos gustan, todo ello llevado a cabo con su particular toque turntablista y su ya conocida pericia a los mandos.

Con tracks de Chic, Yazoo o la cara B del Don’t You Want Me de The Human League, tema bastante socorrido por el maño, Chelis dio por finalizada la sesión para pasar el testigo a Morgan Geist que comenzaba con una versión dub del High Energy de Evelyn Thomas.

Tras este divertido comienzo, Geist dio paso al nu disco, al deep house, al electro groovero, incluyendo temas de gente como Junior Boys, y a los momentos old school; todo ello llevado a cabo con una técnica muy depurada, de mezclas no muy larga pero concisa.

Durante la sesión pudimos disfrutar de momentos tan sorprendentes como la versión instrumental del Fotonovela de Iván, que, en estos últimos tiempos, parece estar triunfando en la escena clubber mundial; una especie de versión del Shari Vari de A Number Of Names; o sobre todo, el Penthouse And Pavement de Heaven 17, ya en la recta final del set.

Tras la clase magistral del maestro norteamericano tocaba retirada, confinado que dentro de un año Zaragoza volvería a ser punto de encuentro entre los clubbers mas fieles, todo gracias a la impagable labor de la gente de Red Bull.

Deja un comentario