Música Electrónica - Mixside.com




No estás conectado. Inicia sesión o regístrate.

Crónica: Sónar 2015 (Jueves Día)

Publicado: 20/06/2015

Crónicas, Eventos

Autor:

Relacionado: , .

Comentarios: ¡Ninguno todavía! » Deja tu comentario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

kindness_village_sonar2015_arielmartini-1Como cada año, llega el momento de ofreceros, desde Mixside, la crónica del mejor festival de música electrónica de Europa y puede que del mundo; y que no es otro que el Sónar Barcelona; cuya primera jornada, la del Jueves Día, se presentaba llena de expectativas y la verdad es que no ha decepcionado en absoluto, a pesar del flojo comienzo con el finlandés Inner Cut: que ejercía un set en el Village,tirando de bass beats, post dubstep y toques tropicalistas; atreviéndose incluso con un tributo a Michael Jackson.

Sin embargo, lo mejor se iba a concentrar en el Sónar Dome, comenzando con Olde Gods:, de los tenía muy pocas referencias salvo que se trataba del nuevo proyecto de Guillamino, junto al ex-Aster JMII, y quizá por esa razón, la sorpresa fue mas que grata; aunque si el material no es bueno, no hay sorpresa que valga, y en este caso lo que nos encontramos en Sónar Dome, el escenario auspiciado por la Red Bull Music Academy, es una actuación que llegaba a las mas altas cotas de calidad. Puestos los dos artistas frente a frente, cada uno de ellos con una maquina, y Bassols aportando vocales, el dúo nos ofreció una curiosa, y exquisita, mezcla entre pop cósmico, ítalo disco y funk futurista; dando rienda suelta a los temas publicados en la plataforma que ambos comandan, Minºr Plªnets. Pero la cosa no quedó aquí ya que su relevo en el escenario, era la danesa Courtesy:, que nos regalo una sesion de techno cósmico, sonidos espaciales, sintetizadores y toques de 303, todo ello ejecutado de manera precisa y exquisita.

11406968_10206480762556185_3655090404739642000_nPero el plato fuerte, y uno de los momentos mas esperados de esta edición de Sónar, al menos para el que esto suscribe, era la actuación del francés La Mverte, uno de los grandes representantes del sonido synth wave y el cosmic disco de nuevo cuño. Con una enorme elegancia y un savoir affair envidiable, el artista nos ofreció un live perfecto, pistero, lleno de ritmos sintéticos y mucho trasfondo vintage. Temas como Through The Circles, A Game Called Tarot o The Wheel Of Fortune; nos llevaban hasta las alturas de los mejores sonidos sintéticos; pero la cosa no quedó aquí ya que hubo tiempo para sorpresas como un cover del Behind The Wheel de Depeche Mode o el infalible Distortion que tiene junto a Capablanca. Con la misma elegancia con la que ha llevado a cabo la actuación, el artista finalizó un directo potente y que nos ha dejado un mas que buen sabor de boca a los allí presentes.

Tocaba vuelta al Village, ya que se subía al mismo uno de los grandes reclamos de la jornada, concretamente el británico Kindness, que venía bien precedido por las buenas criticas de su ultimo disco; esa vuelta de tuerca al soul y al R&B que es Otherness. El artista apareció acompañando de banda y vocalistas femeninas para regalarnos buenas muestras de ese ultimo trabajo, con piezas como Who Do You Love?, This Is Not About Us, World Restart, I’ll Be Back o Why Don’t You Want Me?; sin olvidarse de sus anteriores, y mas hedonistas, trabajos, con temas tan estupendos como House, Cyan, Doidgson o Anyone Can Fall In Love. También nos obsequió con regalos en forma de tributos, como el que hizo del Teardrops de Womack & Womack o el I Wanna Dance With Somebody de Witney Houston, e incluso se atrevió con un fin de fiesta de corte house de la vieja escuela. Hay que destacar la enorme interacción de este simpatico artista con el público, bajando a saludar e incluso dejando que parte del respetable se subiera al escenario para acompañar a la caterva de músicos en una fiesta multicolor, aunque algo desangelada, sobre todo por parte de una banda que sonaba forzada y no demasiado comprometida.

Y tras este, y en la cabina habilitada justo al lado del escenario principal del Village, tendría lugar otro de los momentos mas esperados, concretamente el set del danés Kasper Bjorke, adalid del nu disco y del sonido cósmico; y que nos sorprendió con un sonido directo y potente, a través de una sesión, ejecutada muy limpiamente con dos pioneer, donde nuestro admirado amigo tiró de techno sideral, tech funk orgánico y house espacial y luminoso; sin faltar esos toques cosmic que tanto nos gustan.

Tocaba volver a Sónar Dome, ya que era el turno del chileno Alejandro Paz, discípulo de Matias Aguayo y Rebolledo; además de escudero de Comeme, el label que ellos comandan. Comenzando con el electroide Nada Mas; el artista llevó a cabo un directo donde dio rienda suelta a un sonido que se movía entre el electro house subversivo, el synth pop agresivo y los tributos a la EBM; decorando el contexto con martilleos maquinales y mucho groove acelerado. El hombre, micrófono en mano, no se estaba quieto en cabina; saltando y efectuando bailes pletóricos; derrochando una potente energía acorde con el increíble sonido que nos estaba mostrando. Un actitud bastante punk parecía prevalecer durante la actuación, sobre todo cuando dejo sonar el irreverente Vayanse. Una recta final orientada hacía el old school house y los sonidos ácidos, y que puso la guinda con House, uno de sus mas conocidos temas, supuso el ascenso imparable de un directo que fue de mas a mas, sin dar tiempo a bajadas.

10639579_10206483681469156_687093091648075396_nPero sin dudas, el plato fuerte del Jueves Día, era el esperadísimo live de los maestros Rob Brown y Sean Booth, integrantes del mítico proyecto Autechre, y que prometían algo pocas veces vivido. Tras un rato de espera, con el Sónar Hall cerrado mientras limpiaban y hacían las pruebas de sonido, al final se abrieron las puertas; lo que no sabíamos es que se abrían las puertas a un universo sonoro y perceptivo que no iba a dejar indiferente a nadie. Con una puntualidad británica, Rob y Sean aparecieron parapetados tras los mandos de la nave, pero con un Hall sumido en la mas absoluta oscuridad, poco se podía percibir; y lo poco que se atisbaba era gracias a los flashes de las cámaras. Y eso fue lo primero que nos sorprendió, que toda la actuación se llevara a cabo en la mas absoluta de las penumbras lo que, sumado al tremendo sonido que emitía el equipo, nos hacia ser participes de un viaje sensorial apabullante y abstracto. El ruidismo metálico y esa lluvia de drones que caracteriza a esta pareja, parecían sonar como miles de bombas atómicas en estéreo; y la oscuridad se hacía complice del sonido, para elevarlo y convertirlo en un manto que nos cubría y que, con el sentido de la vista anulado, nos introducía en un universo sónico por momentos incomodo, por momentos agresivo pero siempre espectacular e hipnótico.

Finalizado el live de Autechre, tocaba salir a la luz del Village; que en ese momento estaba centrado en el divertido set disco y house de Felix Dickinson, calentando la pista para los Hot Chip, la banda liderada por Joe Goddard y Alexis Taylor, en la que iba a ser la primera de sus actuaciones en este Sónar 2015; cuando la segunda iba a tener lugar en la jornada nocturna del viernes. Con su Why Make Sense recién publicado, estos representantes del disco pop mas hedonista y queer, no tardaron en desplegar toda su retahíla de hits. Ese comienzo con Huarache Lights, primer single de ese ultimo album, sirvió para romper el hielo y seguir con un éxito tras otro en una irrefrenable fiesta como solo esta banda sabe hacer. Y es que es imposible contenerse ante bombas como One Life Stand, Night And Day, Flutes, Over And Over, Need You Now, Ready For The Floor o I Feel Better; todos ellos sonando uno tras otro, con la balada Alley Cats por ahí en medio que no hacía ningún mal aunque tampoco la hubiéramos echado de menos; y un espectacular cierre con un cover del Dancing In The Dark de Bruce Springteen. Quizá no dieron mucha salida a sus nuevos temas, suponiendo que estos ocuparán el setlist de su segunda actuación, pero nosotros nos quedamos con este divertido concierto, gran colofón para una jornada espectacular.

Foto Kindness: Cortesía de Sónar

Deja un comentario