Música Electrónica - Mixside.com




No estás conectado. Inicia sesión o regístrate.

Crónica: Sónar 2015 (Sábado Día)

Publicado: 21/06/2015

Crónicas, Eventos

Autor:

Relacionado: , .

Comentarios: ¡Ninguno todavía! » Deja tu comentario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

10455218_10206499064133713_3295240103049121080_nLlega la ultima de las jornadas diurnas de Sónar 2015, y que comenzaba con uno de los artistas mas esperados por un servidor, dentro del cartel de esta edición. Concretamente, el uruguayo, pero residente en Barcelona, Fernando Lagreca, que nos traía su aclamado directo a la cabina del Village.

Rodeado de cables y aparatos analógicos, el artista escupió los temas de su magnifico Control, lleno de joyas repletas de synth pop elegante y exquisito, como el pegadizo Way Of Control o el adictivo Quiet Lake. También tuvo tiempo de presentar temas inéditos que verán la luz en su próximo disco, y que seguro volverá a estremecer cuerpos y almas.

Del Village tocaba ir al Hall, en este caso al directo ruidista de la jornada, cuya autoría correspondía al veterano Mika Vainio; una de las mentes pensantes de ese gran proyecto que es Pan Sonic y con su Konstellatio, ultimo álbum producido bajo su aka Ø, bastante reciente, venía dispuesto a triturar mentes con su inclasificable sonido. Un aura minimalista envolvió todo el directo, en el que una tormenta aleatoria de drones volaba en todas las direcciones y condensandose en la atmósfera envolviendo a los ahí presentes.

Tras este momento de sonoridad abstracta, salimos al exterior, donde el chileno DJ Raff ofrecía una curiosa sesión donde el hip hop, los breaks o los juegos de loops ejercían un papel fundamental, para desembocar en una recta mas directa donde los ritmos 4×4, el electro efervescente y las lineas ácidas tomaron el relevo de la fiesta.

Vuelta al Hall para ser testigos del directo de Tourist, el proyecto del británico William Phillips, y que llegaba a Sónar acompañado de su amigo Jimmy Napes. Parapetados tras sus teclados, sintes y baterías electrónicas, y con una gran ‘U’ a la retaguardia de ambos artistas, dieron libertad a esos temas, los incluidos dentro de su Patterns EP y alguna sorpresa más, pero en una clave mas orientada al club y al baile. Esos tintes de R&B y funk modernista seguían como protagonistas; pero con un trasfondo de deep house y garaje que convirtieron al Hall en una elegante discoteca.

Sónar Dome volvía a prometer sorpresas, y de las buenas, en su siguiente actuación, y es que volvía a hacer acto de presencia el label Cómeme, propiedad de Matias Aguayo y Rebolledo, y si el jueves, Alejandro Paz nos dejaba uno de los momentos del festival; en esta ocasión la también chilena Valesuchi no quedó atrás con un set potente, contundente, lleno de Detroit tech enérgico, acid house poderoso y ritmos cósmicos de probada eficacia. El Dome acabo repleto de gente que buscaba ganas de fiesta y la joven artista se la dio y con creces.

11053481_10206500101119637_5199719841112956615_nAunque no era menor la que tenía montada en el Village, el británico Swindle, un hombre no solo virtuoso en los instrumentos, sino también a los platos, demostrando ambas facetas en su set. Alternando house, dubstep, trap, grime, hip hop, electro; tan pronto sonaba The Bug como Quincy Jones…pocos estilos quedaron en el tintero, jugando con los mandos, los efectos y el publico, e incluso con teclados que tenía junto a la mesa. El paroxismo llegó en la parte final cuando tiró de clásicos del funk y del hip hop, enlazando temas como el Sexual Healing de Marvin Gaye; el Jump Around de House Of Pain; el Here Comes The Hotspepper de Ini Kamoze o el Ready Or Not de Fugees. Divertido, compenetrado y complice con el publico de la fiesta que montó bajo su batuta.

Pero la fiesta debía continuar en el escenario colindante, y que mejor que los reyes de la electrocumbia, los infalibles Bomba Estereo, todos en blanco impoluto y con esa otra gran maestra de ceremonias que es Liliana Saumet, arengando a la gente allí congregada. Venían pletóricos, con su nuevo álbum Amanecer recién sacado del horno, y esto ayudó a que la banda trajera el colorido tropical al césped artificial del Village. Nos mostró unas cuantas muestras de su ultimo trabajo, piezas tan infalibles como Caderas, Amanecer, Soy Yo, Somos Dos o el trappero Fiesta; pero alternadas con hits de anteriores trabajos, pero de probada eficacia como Bailar Conmigo, Sintiendo, una versión enérgica de su Cumbia Sicodélica o, sobre todo, ese himno que es Fuego. Echamos en falta otras autenticas esterobombas como Pure Love, Caribbean Power o Niña Rica, pero eso no impidió el derroche de energía y calor que se pudo transmitir desde ese escenario; una aerobica fiesta en toda regla.

Tocaba poner punto y final a esta segunda jornada diurna, porque había que estar pronto en Sónar Noche, ya que lo fuerte comenzaba bien temprano y había que coger buen sitio.

Deja un comentario