Música Electrónica - Mixside.com




No estás conectado. Inicia sesión o regístrate.

Crónica: Sónar 2016 – Viernes Noche

Publicado: 20/06/2016

Crónicas, Eventos

Autor:

Relacionado: , .

Comentarios: ¡Ninguno todavía! » Deja tu comentario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Jean-Michel Jarre @t Sonar 2016Y llegó la primera jornada nocturna de este Sónar 2016, que comenzaba en Sónar Club, mientras Angel Molina allanaba el camino para el megashow que tenía preparado el pionero Jean-Michel Jarré y lo hacía mediante un set cargado de melodías etéreas y sintéticas, como el Vortex de ese otro veterano que es John Carpenter. Una pena perdernos ese otro gran set de apertura que tenía lugar en el Sónar Pub en esos momentos, el del versus entre dos grandes como son Zero y Chelis.

Por fin, se preparó todo para llevar a cabo la esperada presentación mundial del espectáculo de Jarre, y la verdad es que el resultado es sencillamente espectacular, algo pocas veces visto pero que tratándose de este artista, autentico recordman, no nos debería sonar extraño. Eso sí, lejos ha quedado su sonido espacial y simpático, esa electrónica para las masas algo contemplativa y sideral, compuesta por melodías adictivas y pegadizas, y es que sus dos ultimos LPs, los colaborativos y que conforman la serie Electrónica, se inclinan por el techno ravero de estadio a lo Chemical Brothers e incluso los flirteos con el trance progresivo y la EDM.

Alternando temas de esos dos nuevos discos, con clásicos como Oxygene Parts 4 y 8, Equinoxe Part 4, Chronologie Part 4 o Rendez-Vous; remozados para que suenen como hits del club de moda; fue soltando cuerda a un directo donde las protagonistas eran las multipantallas gigantes, los juegos de láseres o el pedestal movil sobre el que estaba situado un Jarré ataviado en ajustado traje de motorista y con gafas de sol, imagino que para protegerse contra la enorme cantidad de luz que se emitía en el stage. Mentiría si no dijera que el espectáculo me dejó con la boca abierta, pero mas allá de eso, el escuchar los viejos temas remozados y convertidos en himnos trancerosos o un setlist donde primaba el nuevo, y mediocre material, no ayudaba a aplaudir el live, al menos en cuanto al aspecto musical. Algunos de los colaboradores de los diferentes temas iban apareciendo, de una manera u otra, a lo largo del show; con especial relevancia de un Edward Snowden, soltando su discurso de Exit, llegando a ocupar su cara, por un momento, la totalidad de la pantalla. Aparte de Snowden, por allí pudimos atisbar los labios de Peaches, los coros de M83 o las caras en forma de luces de neón, de los Pet Shop Boys, colaboradores en Brick England, y que fueron sumamente aplaudidas por la ausencia. El trance de Armin Van Buuren o el rave agresivo de Boys Noize, también presente en esta edición de Sónar, fueron otros de los momentos que hicieron temblar el Club, sobre todo para los mas fiesteros que seguro disfrutaron con la nueva faceta del galo pero no así los que hemos visto a Jarre convertido en un Guetta o Tiesto cualquiera.

Anohni @t Sonar 2016Pero esa noche había un duelo de titanes y es que, en el escenario Sónar Pub, estaba ANOHNI, estrenando su LP rupturista Hopelessness, en compañia de dos grandes como son Oneothrix Point Never y Hudson Mohawke, ambos presentes en el escenario y flanqueando a cada lado, a la protagonista, una Anohni ataviada en una suerte de burka negro que impedía ver cualquier atisbo de la persona que se encontraba en su interior para realizar un juego bastante coherente con la filosofía de este trabajo: Anohni aportaba su portentosa voz para desgranar los temas de su tremenda obra pero las que movían los labios eran las mujeres y transexuales, muchas de ellas de avanzada edad, que aparecían en una enorme pantalla que reinaba en el escenario. Un juego destinado a transmitir ese mensaje de igualdad y transgénero que siempre ha abocado el discurso de esta artista; acompañado de los mensajes desesperanzados e incluso políticos (tremendo ese Obama) del disco. Con temas como Watch Me, 4 Degrees, Execution o el mas bailongo Ricochet, sin olvidarnos de Drone Bomb Me, que supuso el cierre con una lacrimosa Naomi Campbell en pantalla y entre vítores y aplausos.

Con los pelos como escarpias, tocaba dar un giro radical y para eso llegaron, a ese mismo escenario, el combo israelí Red Axes, con su sabía combinación de deep house abrasivo, dark disco, retazos de post punk y pop psicodélico; y acompañados por un perfomance y vocalista que no tardó en quitarse la camisa y hacer contorsionistas, no solo corporales sino también vocales. Con temas como The Metal Bender, Sabor, Caminho De Dreyfus o Silver Bed hicieron bailar al personal de la manera mas elegante pero también directa.

En ese momento, el Sónar Pub se llenaba de jovenzanos y jovenzanas dispuestos a ver al artista de moda, el solicitado Flume, pero para nosotros, tocaba echar un vistazo a los nuevos cambios del Sónar Noche, con la pista de autos de choque regresando al Sónar Lab para dejar espacio al nuevo, y con aforo limitado, Sónar Car, que inauguraba Four Tet esta misma noche y que el sábado albergaría a Laurent Garnier, ambos con sets de 7 horas de duración.

Red Axes @t Sonar 2016Decidimos mantenernos en Sónar Lab para bailar al ritmo del deep house y los sonidos old school de un Kerri Chandler que sacaba lustre a su maleta, tanto de obras del catalogo de sus sellos MadHouse y MadTech y de clásicos imperecederos, como ese maravilloso Your Love de Frankie Knuckles. Tras este, nuevo giro estilístico, con el back to back entre Helena Hauff y Ben UFO, que tiraron de techno abrasivo, con momentos mas industriales, otros mas directos y buena dosis de 303 que sacaron la sonrisa a mas de un amante de los sonidos ácidos.

Sin embargo, el cuerpo se resentía y aún quedaba mucho Sónar por delante, así que tocaba retirada, haciendo parada técnica por el camino, en Sónar Club, para comprobar que Richie Hawtin seguía en su propuesta de techno ABC, ideal para las fiestas mas multitudinarias pero que no dejaba de decepcionar a los que seguimos añorando al viejo y querido Plastikman.

Deja un comentario