Necesitas Flash para poder ver este contenido.

Música Electrónica - Mixside.com




No estás conectado. Inicia sesión o regístrate.

Crónica: Sónar Viernes Noche (15/06/2012)

Publicado: 19/06/2012

Crónicas, Eventos

Autor:

Relacionado: , , , , , , , , , .

Comentarios: 1 comentario » Deja tu comentario

Share on Facebook4Tweet about this on Twitter5Share on Google+0Email this to someonePrint this page

Seguimos comentando lo que ha dado de sí esta edición del Sonar barcelonés y, tras hablar de las dos primeras jornadas diurnas, toca meternos de lleno en la primera de las noches del festival; la del viernes 15, que prometía algunas de las actuaciones más memorables de esta edición, como así fue.

La noche daba comienzo con el anunciado show del brasileño Amon Tobin, el espectáculo que giraba alrededor de su obra ISAM, consistía en un juego de imágenes proyectadas sobre una enorme construcción formada por cubos superpuestos, y el propio Tobin en su interior manejando los mandos.

Decir que la experiencia fue increíble es quedarse corto; un live que, sin esa bendita parafernalia, hubiera pasado por un directo más pero que de esta forma, quedaba grabado en tus retinas y en tu alma, el único fallo era que la situación de este impresionante decorado hacía que solo se pudiera disfrutar plenamente desde algunos ángulos, aunque cualquier punto del recinto era factible para percibir esa amalgama de sensaciones que el espectáculo pretendía transmitir.

El potente equipo de sonido del Sonar Club ayudaba a que la música doblará el efecto empático de la actuación; ya que el sonido y las imágenes eran uno solo, con las proyecciones evolucionando al ritmo de los acordes que extraía el avezado productor carioca. Y hay que decir que la variedad de estilos que pudimos escuchar durante la mas de una hora que duró la actuación contribuyó al dinamismo de las imágenes; pasando del ambient melódico y etéreo a los sonidos más industriales y penetrantes o los breaks mas exultantes; sin olvidarse del trip hop en todas sus variantes; desde las vertientes más abstractas hasta en su faceta más melódica e incluso vocal.

Una hora y media inolvidable y que todos agradecimos a su protagonista que se dignó a salir de su cubil, para saludar a un público enfervorecido y que aún continuaba en éxtasis tras tamaña sucesión de imágenes y sonido.

Después de Tobin, las tornas se cambiaban con el set de Coyu, del que esperábamos más bien poco, pero el chaval supo adaptarse a las circunstancias y se lanzó a la piscina, tirando de techno contundente y pistero que, tras la experiencia metafísica vivida momentos antes, sabía a gloria.

El único descanso que mantuvimos durante el set del dueño de Suara fue para visitar a Jack Beats, primero de los invitados de Annie Mac y su showcase de la BBC en el Sonar Lab, que tiraba de nu rave verbenero solo apto para la versión guiri de nuestros queridos y queridas chonis. Pude reconocer una olvidable remezcla del Civilization de Justice y algo de Mumbai Science, y enseguida pusimos nuevo rumbo al Club donde Coyu finiquitaba su sesión al ritmo del Playing With Knives de Bizarre Inc.

Después de la sorpresa que nos dio Coyu, esperaba que Richie Hawtin diera el campanazo y durante los tres primeros temas casi nos hizo creer en su regreso al Olimpo del techno, tirando de Detroit tech y acid de pura cepa, pero la ilusión se desvaneció al poco rato, cuando volvió el Richie lineal, sosainas y con el piloto automático.

Otra decepción de mister minimal, y ya van unas cuantas las que nos ha brindado este genio de la electrónica, que sigue más centrado en revolucionar el mundo del djing y la producción que ofrecernos su mejor cara en sus sets. Ahora, con lo del twitter dj o lo de su flamante estreno con fiesta propia en Ibiza, parece que no va a tener tiempo de preparar unos buenos sets. Una autentica pena.

Tampoco daba tiempo a ver a Richie en todo su esplendor pues tocaba volver al Lab ya que estaba a punto de comenzar el live de Simian Mobile Disco, quizá lo único que merecía la pena del showcase de la BBC.

Cuando entramos, la señorita Annie Mac estaba tirando de sonidos ultracomerciales; con algún track del inefable Deadmau5 y alguna remezcla de ese perdido en el fango radioformulero que es Calvin Harris, todo ello para alegría de la gran cantidad de público extranjero allí congregado. Por supuesto no faltaban los recordatorios, micrófono en mano, de que lo que estamos viviendo es un show de la BBC.

Por fin, Annie dio paso al combo británico que salió al escenario para ponerse al frente de una mesa llena de aparatos analógicos, con poca parafernalia digital, y que iban a servir para que el directo fuese llevado a cabo.

Una rudimentaria puesta en escena no fue óbice para que el rato que pasamos allí fuese más que agradable, y es que tres enormes discos, incluyendo su última obra, y ese rompepiernas que es Delicacies, dan mucho juego, tal y como demostraron en esta actuación.

Fueron alternando tracks de todas sus obras; de Celurean pasaron a su primo hermano, el mas que efectivo 1000 Horses Can’t Be Wrong, sin olvidarse de trallazos como It’s The Beat, A Species Out Of Control, Ambulance, Aspic o The Hustle, este último en forma de furioso sampler, y también con momentos tan deliciosos como cuando dejaron sonar esa preciosidad que es Seraphin o la presencia enlatada, pero siempre agradecida, de Beth Ditto con su potente aporte vocal en Cruel Intentions. Y que mejor cierre que con el infeccioso ritmo de Put Your Hands Together, y la voz del divo Lidell poniendo el broche de oro a una actuación más que divertida.

Tras el buen sabor de boca de los Simian, quedaba mucho petróleo que sacar en Sonar Club, y el primero de los perforadores era el británico Untold que cuando accedimos al vacio escenario, estaba tirando de techno contundente y pistero, de ese con que es inevitable no estarse quieto y te obliga a bailar hasta la extenuación. De esta forma, pudimos escuchar algunos de sus cortes, como Bachelor’s Delight o Little Things Like That e incluso el potente TV Crash de Ben Sims, entre otras bailongas piezas.

Y después de esta fiesta, llegaba otro gran momento gracias al prometedor espectáculo que el británico Tom Jenkinson había traído a Sonar, ataviado con el traje de Squarepusher y que había sido anunciado como un autentico juego de luz y color; algo que ya se atisbaba desde los clips que pudimos disfrutar en los días previos al evento.

El de Warp dio eso y mucho más; disfrazado al estilo de los Daft Punk y ataviado con el casco-pantalla, que estaba sincronizado con las imágenes que se proyectaban en el escenario y en la cabina, este productor nos dio un recital que parecía de otro mundo; melodías de ciencia ficción, bailables y, por momentos, cerebrales, todo rebozado de una sinteticidad pura y dura dejando de lado sus experimentos de jazz con gaseosa y sus bass solos para volver al espíritu cibernético de antaño.

La razón de esto es que su último disco, el genial Ufabulum, suponía un regreso a la época del Hard Normal Daddy y, sobre todo, del Feed Me Weird Things, donde la electrónica contribuía a crear arquitecturas sonoras de enormes proporciones y el espacio cibernético se extendía mas allá de los limites sonoros.

Porque el live que tuvimos el placer de disfrutar no fue más que eso, todos los cortes de este último álbum, uno tras otro y en el mismo orden en que aparecen en la obra; comenzando por esa montaña rusa sónica llamada 4001, la forma ideal de dar el pistoletazo de salida tanto a un álbum como a un directo; destacando los momentos protagonizados por cortes tan bestiales como The Metallurgist, Dark Steering o ese trallazo ácido que es 303 Scopem Hard. Incluso sonó el exploratorio Red In Blue, único momento de descanso en medio de un live exhaustivo, donde las proyecciones lumínicas cobraban vida al ritmo de la música fundiéndose con el propio artista, que gracias a ese casco futurista, se introducía dentro del live como un elemento más. Quizá se echó de menos algo de sus trabajos más clásicos, pero el material de este último disco es lo bastante bueno como para sacar un jugo excelente y satisfactorio.

Tras el recital de Jenkinson, tocaba el punto y final a una jornada nocturna llena de sorpresas y que dejó a más de uno un muy buen sabor de boca y con ganas de repetir experiencia al día siguiente.

Aquí os dejo la crónica de mi compañero Jordi Ares para Retromusica.

1 comentario a “Crónica: Sónar Viernes Noche (15/06/2012)”

  1. [...] Aquí os paso el enlace de la crónica del viernes noche realizada por mi compañero Tetsuo en mixside. [...]

Deja un comentario