Música Electrónica - Mixside.com




No estás conectado. Inicia sesión o regístrate.

Crónica: Sónar XX Aniversario – Sábado Día

Publicado: 17/06/2013

Crónicas, Eventos

Autor:

Relacionado: , , , , , , , , .

Comentarios: 1 comentario » Deja tu comentario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

OLYMPUS DIGITAL CAMERAComenzamos nuestro repaso a lo que dio de sí la última de las jornadas diurnas del veinte aniversario de Sónar, la del sábado 15, y que concentraba lo más destacable en el escenario Sónar Village.

Skip & Die: El descubrimiento de este año de Sónar, con permiso del directo de Za!, tiene sabor a moombathon aderezado con punk, hip hop y electrónica acelerada, que es la misma que nos trajeron esta banda de holandeses, liderada por la sudafricana Cata Pirata y que exprimieron un sonido que haría palidecer a los mismísimos Die Antwoord. Sin un respiro para descansar de tanto baile desenfrenado y con una Cata hiperactiva moviéndose de un lado al otro del escenario, esta banda acabó dejando una huella del tamaño de Yellowstone que ya quisieran para sí los Buraka Som Sistema.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAFatima Al Qadiri: Ya sabemos que después de la tempestad viene la calma, pero lo de esta kuwaití, residente en la Gran Manzana, no tiene nombre. Tras el baile desenfrenado de sus antecesores en el escenario, la dj pisó el freno a tope para ofrecernos un set sumamente tedioso, que se basó en los urban beats más relajados, con un dubstep que no acababa de arrancar y que nos hacía añorar los bailes echados momentos antes. A favor de Fatima, hay que decir que el sonido de la cabina de dj del Village no ayudó a que el set pudiera ser apreciado como se debiera.

Chromatics: El gran momento del día lo marcó esta banda estadounidense que llegaba con la premisa de haber confeccionado uno de los discos del pasado 2012 y con las buenas críticas recibidas de todos los lugares en los que su directo ha dejado un poso inigualable. Toda la atención la acapararon Johnny Jewel y la preciosa vocalista Ruth Radelet, que tan pronto te hipnotizaba con su aterciopelada voz como daba unos toques a la guitarra eléctrica o le daba por extraer notas del teclado. Arrancando con ese Tick Of The Clock, perteneciente a la banda sonora de Drive, el directo se llevo a cabo con una estupenda ejecución , emocionándonos mientras escuchábamos maravillas sonoras como Into The Black, Kill For Love, Lady, These Streets Will Never Look The Same, Back From The Grave, At Your Door, The Page o las delicadas Candy y Birds Of Paradise, y sin olvidarnos de la estupenda I Want Your Love o el cover del Running Up That Hill de Kate Bush, que no desmerece en absoluto a la obra maestra que es el tema original. Una actuación difícil de superar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAMary-Ann Hobbes: Parece que hoy no es el día de las djs, y es que tras otro directo de altura, llegaba el bajonazo con un dj set, esta vez el de la británica Mary-Ann Hobbes que ya parece estar ligada al Sónar casi tanto como la pista de autos de choque del Sónar Noche.  Si el año pasado nos dejo boquiabiertos con su enérgico set, back to back con Blawan, este año nos ha dejado patidifusos con una sesión aburrida a más no poder, de nuevo con ese dubstep soporífero en cabeza y de difícil enganche para un público desmotivado y ávido de 4×4, y que parecía descolocado al escuchar temas como el Voyeur de James Blake, muy bonitos para escucharlos en el coche pero no para bailar bajo el sol del atardecer. La Hobbes nos demostró quien partió el bacalao en aquella sesión del pasado año, y desde luego no fue ella. Insisto en la calidad del sonido de esa cabina del Village, aunque no es excusa para no efectuar un set de altura que salve las circunstancias.

AlunaGeorge: Parece que esta jornada está marcada por la exaltación de la figura femenina; tanto en formato dj, como en su faceta de lideresas de bandas con gran poder escénico; y es que ahora es el turno del que posiblemente sea el grupo (más bien dúo) de moda, que sin sacar un solo LP al mercado, aunque lo esperamos con ansias, ya ha recibido los vítores no solo de la crítica, sino también del público. La pareja que conforman la exótica, y atractiva, Aluna Francis y el joven George Reid, nos hicieron una previa de lo que nos encontraremos en ese inminente trabajo, que parece no llegar nunca gracias a sus continuos retrasos de publicación, la ultima se anunció para este mes y esperemos que sea la definitiva. Con la premisa de ese pop, tamizado en R&B sofisticado y colorista, ejecutaron hits como You Know You Like It o Your Drums Your Love, así como buena parte del repertorio que ocuparan las pistas de su puesta de largo. Aunque el colofón llego cuando sonó ese trallazo que es White Noise, el bombazo publicado junto a Disclosure, y que seguro que pondría la sonrisa en la cara a más de uno, entre los que me incluyo. Un autentico placer culpable, que también hay que tenerlos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERANacho Marco: El hombre también conocido como Loudeast, no podía faltar a la cita de un festival que conoce tan bien, aunque esta vez tenía la complicada tarea de hacer venir arriba a la audiencia que temblaba cuando alguien se ponía a los platos de la cabina, y es que sus predecesoras en el cargo no dejaron muy buen regusto. Pero Marco se vino arriba y obsequió a la audiencia con lo más efectivo de su maleta, tirando de tech house contundente, sonidos old school y buenas dosis de acid house energetizante y vigorizante.  Por fin, los beats 4×4 tomaron el lugar que les correspondía y se adueñaron de una pista que se merecía un cierre como aquel.

Vatican Shadow: Pero Sónar Hall se guardaba también su último cartucho para esta jornada diurna. El estadounidense Ian Dominick Fernow, más conocido como Vatican Shadow, venía con  su esperado live cargado de techno oscuro y poderoso. Una puesta en escena minimalista fue lo primero que se encontró la poca gente que se asomó al Hall. Con tan solo su máquina y su persona, Fernow comenzó bastante bien, con su Cairo Is A Haunted City, pero a partir de ahí el bombo distorsionado hasta limites insospechados, tomó el protagonismo para arruinar un set que se las prometía y que, finalmente quedó en nada. Quizá sonó el September Cell, o algunas notas del mismo, pero la distrosión era tal que era complicado discernir que tema sonaba en cada momento, quedando todo en mucho ruido y pocas nueces, y nunca mejor dicho. Ni los bailes frenéticos que se marcaba el artista, ni su interacción con el público consiguieron llevar arriba este directo que tenía todas las papeletas para terminar en algo grande pero que quedó en nada. Sonidos irreconocibles, tan solo bajos saturados, como si Regis se hubiera excedido en la ecualización de su set,  fue lo único que se sacó en claro de este directo. Y, señor Fernow, para la próxima vez no estarían mal unos visuales que complementaran el show, con unos cuantos bailes no basta.

Y aquí tenéis la crónica de mi compañero Jordi Ares para Retromusica.

1 comentario a “Crónica: Sónar XX Aniversario – Sábado Día”

  1. […] « Crónica: Sónar XX Aniversario – Sábado Día […]

Deja un comentario