Música Electrónica - Mixside.com




No estás conectado. Inicia sesión o regístrate.

Crónica: The Whitest Boy Alive @ Sala Bikini (Barcelona)

Publicado: 29/09/2010

Crónicas

Autor:

Relacionado: , .

Comentarios: ¡Ninguno todavía! » Deja tu comentario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Whitest Boy Alive¡Ya era hora de que Erlend Oye y sus colegas se pasaran por aquí! Y es que se estaban haciendo de rogar, después de lanzar su álbum “Rules” hace ya más de año y medio, tocaba ya que los The Whitest Boy Alive se pasaran por España. Y no decepcionaron en directo, para nada.

Y es que fue, según mi opinión, lo máximo que se puede pedir de un concierto de este grupo afincado en Berlín. El único punto flojo fue la ubicación, ya que la Sala Bikini se quedó un poco corta de aforo para la expectación que esta banda pudo generar con sus dos últimos discos. Pero aquello fue lo de menos, porque musicalmente fue tremendo.

Empezó el directo como su último álbum, con la buenrollera “Keep a secret“, dándonos tiempo a intentar lograr un sitio entre la marea de público que abarrotaba la sala. “High on the heels “subio un poco la temperatura, al tiempo que pudimos darnos cuenta de que el sonido logrado por la banda en directo era casi igual al del disco, claro y refrescante.

El bajo sobresalió en la ritmica “Gravity“, seguida por “Dead end“, dedicada a un amigo gallego del noruego con pelo color fuego. Les siguieron temas de ritmo pausado como “Intentions“, “Time Bomb” o y otro par que no logré identificar y supongo estarán contenidas en su anterior disco “Dreams”. El pegadizo ritmo de “Golden Cage” precedió al elegante cover del “Wicked Game” de Chris Isaak y el crescendo de “Islands” nos puso la piel de gallina.

A partir de ese momento, el directo de los Berlineses dió todo de si, enlazando el tremendo live de “1517“, mi preferida “Promise less do more” y la fantastica “Courage” para terminar, sin olvidarse del ya clásico cover del “Show me love” de Robin S. Tuvimos que insistirles para que salieran, pusieron realmente caro el bis, pero viendo que absolutamente nadie de entre los asistentes se movió lo más mínimo nos contentaron con una canción bastante tranquila, para terminar haciéndonos sudar de lo lindo con “Burning“.

Realmente fue un gran concierto, aunque no nos habría venido de menos un poco más de espacio para bailar, que no dudamos tendremos en sucesivas ocasiones,  visto el éxito de Erlend Oye y sus compañeros en Barcelona.

Deja un comentario