Música Electrónica - Mixside.com

No estás conectado. Inicia sesión o regístrate.

Crónica: Versus 2009 with Phonomonkey @t Nitsa – Bcn

Publicado: 23/06/2009

Crónicas

Autor:

Relacionado: , , , , , , .

Comentarios: ¡Ninguno todavía! » Deja tu comentario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

robert-hoodEl fin de semana de Sonar en Barcelona implica mucho mas que lo que el propio festival nos depara, y es francamente difícil elegir entre la enorme oferta musical que los clubes de la ciudad condal nos ofrecen, como alternativa al Festival, una oferta que suele plantear el terrible dilema de a que fiesta debemos acudir, ya que aún no tenemos la capacidad de desdoblamiento, por mucho que nos pese.

Los redactores de mixside y retromusica, en su labor de cubrimiento del evento, tampoco teníamos la oportunidad de dejar de lado las jornadas del Sonar, para ir a las fiestas alternativas, pero el jueves noche quedaba libre para poder asistir a alguno de los muchos eventos que tenían lugar en los clubes y salas barceloneses, y el que esto suscribe, se decidió por el que sin dudas, era la mejor oferta de esa noche, la que ofrecía la sala Nitsa, auspiciada por la tienda on line Phonomonkey, y que estaba capitaneada entre otros, por el dj y productor británico, James Ruskin, uno de los abanderados del sonido Birmingham, y que se decidió por esta fecha tan especial para organizar esta gran fiesta, con unos invitados de excepción.

Los primeros en hacer acto de aparición fueron los Detroit Grand Pubahs, aunque en realidad solo apareció uno de ellos, que es la tónica que suelen tomar con su faceta como djs, y lo hizo tirando de tech house divertido y lleno de groovy, y con dejes al sonido old school, dejando sonar hits como la remezcla que Martin Landski hizo para Poker Flat, de ese clásico que es House Of God de DHS.

Tras este, le llegó el turno al anfitrión, James Ruskin, que se puso a los platos, aunque, para esta ocasión, se decidió por abandonar la oscuridad del sonido Birmingham, para centrarse en un techno afilado y de corte grueso, bastante duro, pero nada aburrido.

El inglés llevo el set con una técnica bastante depurada, aunque se vio lastrada por algunos momentos en los que intentó hacer loops y juegos de sonidos, pero los cds parecían no querer seguir el juego, con lo que los frenazos que se producían eran bastante evidentes.

Sin embargo eso no impidió que la sesión siguiera a un ritmo trepidante, yendo cada vez mas hacía derroteros oscuros, pero sin llegar a tanto, ya que le tocaba el turno a la estrella de la noche, el gran Robert Hood, que apareció como un autentico dandy, muy elegante y con sombrero incluido, que se quito para ofrecernos un magnífico set.

Y es que, aunque en principio estaba anunciado un live del de Detroit, al final lo que nos ofreció fue una sesión, algo que no nos importó en lo mas absoluto, sobre todo después de vivir lo que vivimos gracias a las mágicas manos de este gran dj y productor.

Fue ponerse el, y todos nosotros salir levitando hacía los insondables espacios infinitos, marcados por el sideral techno de la ciudad del motor, un techno contundente y preciso, melódico y lleno de soul, un tech funk que no solo hacía moverse al cuerpo, sino también con el alma, un alma que se llenaba del siempre agradecido sonido de la Motor City.

Bases contundentes sobrevoladas por melodías espaciales, órganos sintéticos y samplers digitalizados que retumbaban en una sala pletórica y agradecida de ver en directo un set de este mago del ritmo. Mezclas perfectas y milimetradas, y todo ello llevado a cabo con un discurso sincero y cromático, donde se podía oler la gasolina de los motores y el sudor de los cuerpos que se regocijan entre los muros de los clubes mas underground de la tristemente degradada ciudad de Detroit, como si estuviéramos viviendo en nuestra propia carne las vivencias de todos aquellos que encontraban en el techno, la luminosa salida de sus oscuras vidas.

El señor Hood dejó caer temas de la vieja y nueva escuela, aunque la mayor parte desconocidos, pero letales, con la honrosa excepción de algún track del Lifelike que Jeff Mills publicó en su propio sello, Axis, o ese clásico del house que es House Nation de Housemaster Boyz, y que habíamos escuchado esa misma mañana de manos del señor Mills, en su impresionante set como The Wizard en el Sonar de Día.

Tras Hood, le tocaba el turno al alemán Ben Klock, que bajó los bpms y la contundencia de la noche, para ofrecernos un tech house muy groovie y elegante, trayéndonos el sonido Berghain hasta la puerta de casa.

Otro set impecable, algo que era la tónica de esta gran noche, tirando de sonidos delicados, pero fulgurantes, muchos de ellos de propia cosecha, como algún que otro tema de su álbum One o la remezcla que el mismo ha realizado del Peace de Depeche Mode, todo ello bajo la atenta mirada de Marcel Dettmann, el otro garante del Berghain que estaba allí para acompañar a su colega, aprovechando que el sábado noche iba a ser el protagonista absoluta del showcase de Ostgut Ton en la jornada nocturna del Sonar.

Un poco de deep house en la recta final del set, y Klock cerró la noche dejándonos con un enorme sabor de boca y con muchas ganas de más.

Desde luego, que hay vida mas allá del Sonar, y que vida señores.

Deja un comentario