Música Electrónica - Mixside.com




No estás conectado. Inicia sesión o regístrate.

Historia del Monegros Desert Festival (3ª Parte)

Publicado: 07/04/2009

Crónicas

Autor:

Relacionado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Comentarios: 2 comentarios » Deja tu comentario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

groove_paradeContinuamos con el repaso a la historia del Monegros Desert Festival, y en nuestro último periplo temporal lo dejamos en 1999, aún como Groove Parade, y a punto de consolidarse como uno de los grandes festivales de música electrónica del país.

Ya entrados en el nuevo milenio, la edición del año 2000, es conocida como la de la tormenta de arena, ya que un fuerte viento, que se levantó a primeras horas de la noche, obligó a los djs que pinchaban en el Open Air, entre los que se encontraban los cabezas de cartel de ese año, como Jeff Mills, Derrick May o Terry Francis, a llevar a cabo sus sets en el interior de la cabaña, que mas tarde sería conocida como Beach Club.

Mucho mas del doble de asistentes que el año anterior, superando con creces las 13000 personas, bailaron al ritmo que imprimían djs de la talla de DJC1, Lulu, Angel Molina, José Luis Magoya, residente, por aquel entonces del viejo Row, además de los consabidos John Acquaviva, Francesco Farfa o Tony Verdi, que se sumaron a las estrellas anteriormente mencionadas, sumando un total de 38 artistas, repartidos en cuatro escenarios diferentes.

Tras este año, los cambios se sucedieron vertiginosamente, siendo el mas sustancial el cambio de día, pasando a celebrarse el sábado noche, y la nueva agencia de intermediación de artistas dejaba de ser Advanced Music, para caer en manos de Enter Group, dando lugar a una gran relación entre ella y la familia Arnau, que aún persiste hoy en día.

Un total de 47 artistas se dieron cita en la edición del 2001, incluyendo estrellas de la talla de Richie Hawtin, Tim Baker, Roger Sanchez, Matthew Herbert o Talvin Sigh, además de los habituales Farfa, Acquaviva, Verdi, etc., que fueron maestros de ceremonias de un evento que contó con un millar mas de asistentes más que en la edición anterior.

Fue en la octava edición del festival, la que tuvo lugar en 2002, y con la campaña antitabaquismo en pleno apogeo, cuando se decidió cambiar el patrocinador, que paso a ser San Miguel, al que acompañaban, en estas labores otras conocidas marcas de bebidas espirituosas como Bacardí o White Label, todas ellas con carpa propia, la Bacardí destinada a los ritmos mas houseros, y la White Label, a la electrónica mas variopinta.

Algo a destacar en esta edición fue la enorme importancia que se le dio al live, con las actuaciones de gente como Fangoria, Sidonie, Wagon Cookin o Jazzanova, y también será conocida esta edición como aquella en la que nuestro añorado Sideral pincharía con un brazo escayolado.

Además de estos artistas, el elenco del cartel se completaba con gente de la talla de Richie Hawtin, Stacey Pullen, Christian Smith, Slam, Mistress Barbara, Claudio Coccoluto, los habituales Farfa, Acquaviva, Molina o Verdi, y la presencia de auténticos monstruos del techno nacional, como Oscar Mulero o Cristian Varela, que solventaron, alguna que otra caída de cartel, como la de Derrick May, y consiguieron dar vida a ese nuevo escenario que era el Beach Club. Más de 18000 personas fueron testigos de este magno evento, y los autobuses que venían de más allá de nuestras fronteras aumentaron en un número considerable, con lo que la fama internacional del festival era más que patente.

Y llego uno de los años claves del festival, ya que la edición del 2003, destacó por ser la que experimento el mayor crecimiento, con la consiguiente sorpresa de la organización, que, ese año, se vio desbordada por una demanda mayor de la que se podían imaginar. No en vano, hablamos de 26000 personas en esa porción de desierto, algo que provocó enormes disturbios en la entrada del festival, y un caos bestial en las barras.

Puede que una de las razones de esta saturación, fue el gran color del cartel, con Jeff Mills, Laurent Garnier y Richie Hawtin a la cabeza, aunque lo que venía después no se quedaba atrás, como Carl Craig, con un set chill out, el avezado François K, la ya asidua Mistress Barbara, el sorprendente Vitalic, los acid heads Hardfloor, un cuasi desconocido Steve Bug, o exclusivas tan grandes como Andrew Weatherhall o LTJ Bukem, como cabeza de cartel de la parte drama, que dejaba de ser monopolizada por Fabio.

Pero lo más destacable de esta edición fue la incorporación de un nuevo estilo al cartel, y que aun forma parte del mismo, con su propia cabeza de cartel. Estoy hablando del hip hop, que este año se estrenó con la presencia de la flor y nata del rap nacional, como La Mala Rodríguez, Solo Los Solo, Violadores del Verso, Mucho Muchacho, etc., que junto a Weatherhall y los drameros, se encargaron de dar vida a la que se convertiría, durante unos años, en el segundo escenario principal, tras la Open Air, es decir, la famosa Carpa San Miguel.

Sin dudas, este gran año, hizo recapacitar a la organización y ver que la magnitud del evento estaba creciendo a pasos agigantados, y decidieron poner manos a la obra, para solucionar los problemas acaecidos por esa situación. Y vaya si lo hicieron, ya que un año después nada volvería a ser lo mismo, pero eso lo dejo para otra parte.

2 comentarios a “Historia del Monegros Desert Festival (3ª Parte)”

  1. #1 » Alberto dijo el 12/07/09 a las 10:35 am:

    Solo quiero deciros, que si teneís necesidad de alquilar unas habitaciones para pasar este fantástico fin de semana, nosotros tenemos una vivienda para alquilar en Fayón a unos 40 minutos del lugar donde se desarrolara este evento, para más información de precios y demás os remito a nuestro blog: http://alrojasl.blogspot.com/.

    Gracias y que todo vaya bien.

  2. #2 » Historia del Monegros Desert Festival | andrea3vii dijo el 30/11/11 a las 11:22 am:

    […] la historia de nuestra raverbena mas popular, el Monegros Desert Festival, y, si recordareis, la ultima vez nos quedamos con el sabor de boca que nos dejó la novena y exitosa, a la vez que desorganizada, […]

Deja un comentario