Necesitas Flash para poder ver este contenido.

Música Electrónica - Mixside.com




No estás conectado. Inicia sesión o regístrate.

House

Publicado: 22/08/2009

Géneros

Autor:

Relacionado: , .

Comentarios: 8 comentarios » Deja tu comentario

HouseSería desde todo punto imposible intentar abreviar una treintena de años de historia en unos pocos párrafos, tanto más cuanto que el House, lo mismo que cualquier otro género musical incluido o no en la electrónica, es una entidad viva, y, por consiguiente, siempre se vio en estado de transformación. De igual forma, sacando a relucir lo más importante y omitiendo la información superflua, intentaré introducirlos en lo que al House concierne.

El verdadero sitio de partida del House fue Estados Unidos, más exactamente Nueva York, con su club WareHouse, y Chicago, con su análogo llamado Paradise Garage. A finales de los setenta el ocaso de la música Disco ya estaba más que vaticinado, de manera que numerosos dj’s y productores estadounidenses se hallaron en medio de una encrucijada, y no pudieron hacer más que buscar un sucesor para el que agonizaba… Frankie Knuckles y Larry Levan –el uno desde el WareHouse y el otro desde el Paradise Garage– fueron, entre otros tantos, dos de los artistas que empezaron a mover los cabos en miras de encontrar un nuevo sonido, pues la gente tenía que bailar a como diera lugar.

Con el objetivo fijado, los diferentes artífices se propusieron encontrar algo similar al Disco pero más dinámico que éste; algo que fuera más hondo, crudo y más propio para ser bailado por la gente. Por un lado, el material al que recurrían a la hora de experimentar era variado, pues comprendía el Disco americano, el Pop británico y cuantiosas producciones venidas de Italia; por otro, el modus operandi era a su vez sencillo, pues las más de las veces creaban un simple patrón de bombos repetidos a ritmo 4×4 –similar al de la música Disco pero más acelerado– y a esto iban agregando melodías sencillas de mano de los sintetizadores y distintos matices tomados de producciones de música negra, cosa que hacían con la ayuda de samplers, la incipiente tecnología del momento.

A principios de los ochenta ya era un hecho que algo se estaba gestando, pero ni los mismos promotores del movimiento ni la gente que lo veía con sus propios ojos atinaban en denominar lo que estaba sucediendo con nombre alguno. Los tracks eran manufacturados por los artistas sin pasar por ningún filtro, es decir, ninguno era editado por sellos discográficos; el móvil cardinal de los dj’s era tener algo para hacer sonar cada vez que los clubes abrían sus puertas. Fue poco antes de llegar a la mitad de los ochenta que se le dio un nombre a eso que sonaba; algunos dicen que se lo bautizó como House Music porque los artistas lo confeccionaban en su propias casas (houses, en singular house), y otros afirman que la denominación nació porque los primeros cortes de este sonido fueron tocados en el WareHouse. Sea como fuere, lo que se daba seguía siendo a todas luces confuso incluso con nombre, y en 1985 se llegó a un punto en el que no hubo quien no quisiera ser partícipe, pues hasta la gente que asistía a los clubes comenzaba a tomarse la molestia de hacer sus propios tracks, los cuales, según se dice, eran entregados en manos del dj, y éste, por supuesto, los pinchaba. Un año más tarde, empezó a dar la sensación de que todo el mundo hacía House en Estados Unidos, y esto activó a los sellos discográficos.

Antes de llegar a los noventa el House ya se había propagado casi por todo el mundo, y los artistas que hoy se conocen como máximos baluartes del género, llamémosles Frankie Knuckles, Larry Levan, Tony Humphries, Farley, Boyd Jarvis, Ron Hardy, Larry Heard y Timmy Regisford, entre otros tantos, ya se encontraban esparciendo la semilla donde se les daba oportunidad. Sellos como DJ International Records –que venía en seguimiento de la escena desde principios de los ochenta– o Strictly Rhythm Records –el cual encaró los noventa apadrinando al House en lo que fue, quizás, su mejor década– se irguieron como poderosos epicentros bienhechores de lo definido como cultura club. De este modo, los noventa fueron los años dorados del House, pues en esta década vieron la luz la totalidad de subgéneros que hoy conocemos de él: Acid House, Progressive House, Deep House, Tribal, Funky House, Tech House y tantos más. El siglo XXI, en cambio, lo vio devenirse uno con el minimalismo, como si quisiera mostrarse desnudo por un momento para luego lucirse con atavíos jamás vistos.

En sus principios, muchos habían sido escépticos y proclamaban que sólo se trataba de una moda pasajera que no iba a tener mayor trascendencia, pero también hubo quienes confiaron en esa maquinaria que arrasaba con todas las pistas al tiempo que se iba metamorfoseando, seccionándose dando así vida a nuevas vertientes a cuál más bailable. El propio Robert Owens –uno de los más destacados vocalistas House de todos los tiempos que incluso en la actualidad sigue en activo- presagió en 1988: “No es sólo un boom boom boom. Están diciéndome que hay algo aquí. Algo que puedo bailar y de lo que puedo aprender. Puedo ver a la música House volviéndose universal algún día. Sólo tomará tiempo para que la gente la reciba” (frase tomada del documental Culture Club, aparecido originalmente en 1988 para la televisión del Reino Unido).

Si te ha gustado este artículo, por favor considera el dejar un comentario o suscribirte a nuestro canal RSS.