Música Electrónica - Mixside.com




No estás conectado. Inicia sesión o regístrate.

Michael Mayer, Matthew Jonson, Apparat, Nekes & Federico Mollinari @ Watergate (Berlín) 4-11-2008

Publicado: 11/12/2008

Crónicas

Autor:

Relacionado: , , , , , .

Comentarios: ¡Ninguno todavía! » Deja tu comentario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

La noche fue rara desde el primer momento, para empezar era jueves, dia extraño para ir al Watergate, pues el club berlinés abre sus puertas los fines de semana y los miercoles, pero nunca un jueves.

Nada mas entrar a la sala la primera sorpresa fue que Ricardo Villalobos era el encargado de hacer el warm-up en la sala de arriba, bajón, sobre todo porque para cuando decidí entrar eran ya las 3 de la mañana y al chileno tan sólo le qudaban unos temas por poner. Por lo que me dijo la gente la sesión fue de un claro tono ambient, muy tribal, llana y con pocos sobresaltos. Aun así la noche seguía prometiendo, y mucho.

Media hora más tarde subía a la cabina Sascha Ring aka Apparat para obsequiarnos con un live extraodinario. Hay que reconocer que el berlinés sabe sacarle todo el partido a los cacharros y sintetizadores a la hora de producir pues el sonido que saca no es normal. Crudo, grave y matemático, así fue el directo que Apparat nos entregó. Si además de sacar un auténtico sonidaco tienes un gran repertório, el triunfo está mas que asegurado. Sonaron temas de “Walls” y de “Silizium”, fantástica esa versión de ese gran tema que es “Arcadia”. También dejó caer algo del Lp producido a medias con Ellen Allien, formidables “Turbo dreams” y como no “Way Out”. Pero la pieza que nos puso a todos los pelos de punta fué ese “Berlin” extraído de su maxi  “Berlin, Tel-Aviv, Montreal”. De hecho a más de uno casi le da un síncope con tanta textura  psicodelica desenfrenada. Magnífico. También hay que destacar ese “Holdon”, donde el berlinés cambió la tendencia de su live hacia atmósferas mas poperas.

Tras Apparat, el turno fue para el canadiense Matthew Jonson y aquí es donde viene la otra rareza de la noche. Se esperaba con mucha expectación al de Wagon Reppair, pero el señor Jonson nos obsequió con un live soso, ligero, algo aburrido y sobre todo muy corto pues apenas duró 40 minutos. Recuerdo la última vez que le vi, fué en la discoteca alicantina Metro Dance Club y para ser sinceros fue de los mejores directos de electrónica que había visto hasta el momento, un ejercicio rebosante de sonoridad e inténsidad, todo lo contrario a lo que nos ofreció el jueves pasado. Además de las pocas ganas que se le adivinaban en el rostro, Mathew Jonson se dejó mas de uno, de dos y de tres temas en el tintero. Si vale, “Marionette” está ya muy oída pero creo que esa noche hubiera estado bien para romper un poco el hielo o si no regálanos un “Simphony for the apocalypse” y destroza la sala. No dudo de la gran capacidad del canadiense, pero aquella noche desde mi humilde opinión, lo pudo hacer mejor.

Tras Jonson, el capo de Kompakt Michael Mayer hizo acto de  presencia ante una sala abarrotada y entregada a los pies del de Colonia. Su particular concepción del minimal cuajó a la perfección, ¿quién dijo que en Berlín el minimal colonés no se llevaba?. En mi opinión la sesión fue un poco previsible, eficaz pero previsible. La verdad que Mr Mayer tiene mucho donde elegir, además se atreve con todo, desde el Funky al Disco pasando, aunque solo por momentos, por el techno algo mas machacón. Sinceramente cada día me sorprende más, que gran capacidad para compenetrarse con el público, el tio dibuja una sonrisa y la gente cae rendida, si encima cuadra y enlaza los temas con pegamento industrial, eres el rey de la noche. La sesión evolucionó hacia una electrónica algo más repetitiva, respirando por instantes auténtico tech-house berlinés, pero pequeños momentos antes de volver a las estructuras pop made in Kompakt.

Después de 2 horas de Michael Mayer en la sala principal, me di una vuelta por la waterfloor, nada, un segundo para ver que tal estaba. Pero creedme cuando os digo que ya no volví a subir más. Y esto se debe a que Nekes y Federico Mollinari estaban marcandose una sesionaza con mayúsculas. Pusieron de manifiesto el sonido que produce su sello, Oslo. Un tech-house muy groovie, llano, estático pero con una intensidad que no superaron ni Apparat ni Michael Mayer aquella noche. Los de Mannheim jugaban a su antojo con todos los presentes en la sala con unas melodías ensoñadoras que hacía que la música fuera totalmente física y te pudiera entrar por la vena. Me hubiera gustado decir que lo mejor de la noche fue el de Shitkatpult, pero después del set que se marcaron estos 2, no había opción a la duda. Además hicieron de aperitivo al showcase que este viernes realizarán junto con toda la plantilla de Oslo y algunos componentes de Cecille y Raum…Music, allí estaré, os lo aseguro.

Deja un comentario