Música Electrónica - Mixside.com




No estás conectado. Inicia sesión o regístrate.

Sonar Galicia 2011 | Crónica

Publicado: 22/06/2011

Crónicas

Autor:

Relacionado: , .

Comentarios: 3 comentarios » Deja tu comentario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Terminaba la 2ª edición de Sónar Galicia en Coruña sobre las 6 de la madrugada del domingo. Y desde entonces nos hemos tomado una jornada de reflexión antes de escribir la crónica, porque ya se sabe que a veces, es mejor dejar enfriar las cosas y no escribir en caliente, quizá para poder ver el tema desde todas las perspectivas. Lo dicho, una vez enfriado el asunto, el resumen está claro: En Coruña, este año el Sónar, además de reducir a 2 días el festival y eliminar la sesión de tarde, ha bajado sus niveles de calidad en todos los sentidos. Y el resultado ha sido perder gran parte de su identidad, creando un sentimiento generalizado entre los fieles a la filosofía de este festival, quienes coincidían en afirmar que este evento sólo tenía de Sónar, el logotipo. Es decir, ¿Por qué lo llaman Sónar, cuando quieren decir …? o aquello de..Cualquier parecido con Sónar, es mera coincidencia.

Las quejas se repartieron a parte iguales entre aquellos que no entendían que no se pudiera salir del recinto, una vez que entrabas; otros, entre los que nos incluimos, echamos en falta la parte culta del festival que el año pasado recibía el nombre de Sonar Complex, un auditorio cerrado con un sonido exquisito. El sonido, otra de los puntos en la hoja de reclamaciones virtual del público, que durante esta edición falló en más ocasiones de las que quisiéramos haber contado, unas veces por defecto y otras veces por saturación. Y como no, también en el reparto de quejas le tocó su ración a la programación de escenarios, horarios y artistas.

El viernes, primer día del festival, comenzaba a las 10 de la noche en ambos escenarios SonarHall y SonarClub con participación nacional. La elección estaba entre Dj Judah y Colectivo Oruga, quienes captaron más nuestra atención, y en general, la del poquito público que había en aquellos momentos en el recinto. Pop electrónico bien defendido en directo, que nos hizo más llevadera la espera hasta lo que se consideraba el plato fuerte de la jornada: Underworld. Plato fuerte que dejó una sensación agridulce entre sus fans, quizá por la hora tan temprana de su actuación cuando el público todavía estaba bastante frío y sobre todo por la calidad del sonido que dejaba mucho que desear. Unos Underworld un tanto descafeinados con bajones de ritmo durante su actuación, que no consiguieron transmitir. La cosa quedó que ni frío ni calor, ni siquiera cuando sonó lo que es casi ya un himno generacional: Born Slippy, qué claro está, movió el recinto, pero no cómo era de esperar…faltaba sonido..

Tras Underworld, vino el declive y el corte radical de rollo del personal. Un vacío de mucho tiempo en el que se fueron sucediendo las actuaciones de Dj Ino & La Keise Band, Dj Sith y Magnetic Man, estos últimos que se suponían que iban a animar el cotarro. Sucedió todo lo contrario y el público deambulaba de un escenario a otro sin saber qué hacer o qué bailar, porque allí durante ese tiempo se podía hacer de todo menos bailar o disfrutar.

El descontento general se palpaba en el ambiente hasta que los franceses Dj Mehdi Vs. Brodinski nos devolvieron a la realidad y nos hicieron recordar que estábamos en Sónar con una sesión bastante divertida, aunque de nuevo volvió el bajón posterior con la actuación muy criticada por el público, de Buraka Som Sistema. La difícil tarea de remontar la montaña rusa musical, de ligeras subidas y bruscas bajadas, de la jornada del viernes le tocó a un correcto James Holden y al excéntrico The Gaslamp Killer.

La jornada del sábado recuperó los niveles de calidad y asistencia de público, ya que el cartel era considerablemente mejor que el programado para el viernes. En el escenario de SonarHall destacaron por la parte nacional Lasers, quienes intentaron sumergir a los asistentes en un ambiente cósmico espacial electrónico, con proyección de visuales retro marcianas con las que el público vía wifi podía intereactuar. Una actuación que hubiera sido más que estupenda para disfrutarla en el auditorio de la edición pasada, y no como se vivió: de pie y con un sonido pasable. Dentro de la representación gallega, Mr. Fishman a.ka. Dr. Think, fué el encargado de hacer bailar y de meterse al público en el bolsillo.

Pero sin duda los grandes protagonistas del SonarHall fueron Cut Copy. El Synthpop clásico pasado por el filtro actual de la electrónica supuso el overbooking del recinto y la simbiosis perfecta entre banda y público. Lastima que una vez más, el sonido de este escenario dejara mucho que desear y la saturación del sonido fuera excesiva. El encargado de cerrar este escenario fue James Murpphy (LCD Soundsystem) que ya sin su banda, venía en calidad de Dj, y la verdad esperábamos mucho más de él, pero la cosa quedó bastante light y lineal.

El escenario principal o SonarClub repartió el reinado de la noche entre M.I.A, Richie Hawtin y Boys Noize. Al margen de que te pueda gustar o no, musicalmente hablando M.I.A., su actuación fue de esas que no te dejan indiferente. El espectáculo de la beligerante M.I.A derrochó luces, color, energía y buen rollo. Aunque una vez más y siendo repetitivos tenemos que hacer alusión a los defectos de sonido que pasaba de la saturación a la nada, hasta la propia M.I.A se quejó tocando el micrófono porque no se le oía…Al margen de esto, ella se entregó por entero en su directo, transgresora y cercana se quiso acercar a sus fans y bajó hasta ellos e incluso se dejó caer entre el público ante la expectación de sus fans. Pero no quedó la cosa ahí, ya que para finalizar el concierto dejó subir al escenario a todos aquellos que pudieron para bailar con ella. Resumiendo, una actuación como es ella: única y auténtica.

Y llegó el momento mas esperado de la noche por la mayoría de los asistentes. En la oscuridad más absoluta y de negro riguroso, apareció Richie Hawtin (quien no permitió a la prensa hacer fotos) y quien como siempre no defraudó y puso patas arriba el SonarClub. El rey pinchó y sus fieles súbditos bailaron como locos, sin que decayera el ritmo ni un instante, y es que Mr. Hawtin siempre es una apuesta segura en cualquier festival, y aquí como no podía ser menos supuso un pleno al 15 como ya esperabamos.

Tras él, recogió el testigo de la noche Radio Slave, quien hizo una sesión del Tech house más elegante que nos deleitó y nos hizo bailar y disfrutar hasta la llegada de Boys Noize quien de nuevo revolucionó el escenario principal con los sonidos más frenéticos y trepidantes marca de la casa, y que supuso el broche a una segunda edición de Sonar Galicia. Edición que ha levantado muchas sentimientos encontrados, pero con un sentimiento común, el de que si hay una próxima edición recupere la esencia, la identidad y la filosofía de la marca que tratan de exportar, es decir: Sonar = Festival Internacional de Música Avanzada y Arte Multimedia.

3 comentarios a “Sonar Galicia 2011 | Crónica”

  1. #1 » kami dijo el 22/06/11 a las 6:02 pm:

    🙂 buena review… ahora solo falta ver si los organizadores hacen oidos sordos cuales políticos ante el movimiento 15M o se lo aplican un poquito. porque tú al menos has hablado bien de M.I.A., que por ahí la dejan de vuelta y media también… xD
    Yo quiero apuntar que a Radioslave lo habíamos escuchado en Burgos y había sido una sesión tremendamente aburrida en la que se tiraba el mismo tiempo arriba que “subiendo”. Y he de decir que me ha gustado mucho más de esta vez

    Ea!

  2. #2 » Halo dijo el 22/06/11 a las 6:38 pm:

    de acuerdo en todo. Ha sido mi primera experiencia en Sonar Galicia y ha sido una tremenda desilusión la verdad.

  3. #3 » dr.think dijo el 06/07/11 a las 2:52 pm:

    Gracias chicos

Deja un comentario